efectivos

Los cuatro policías bonaerenses que fueron detenidos el sábado último, sospechados de haber asesinado de un balazo en la nuca a un chico de 14 años, fueron desafectados de la Fuerza hasta que se resuelva la situación procesal.

Los oficiales involucrados en este presunto caso de “gatillo fácil” fueron identificados como Maximiliano Aguirre, Cristian Alejo, Lucas Bullosa y Manuel Argañaraz, quienes se encuentran imputados por el delito de "homicidio agravado por su condición de policías" en perjuicio de Matías Banuera (de 14 años).

Además, los cuatro efectivos que desempeñaban sus tareas en la Unidad Táctica de Operaciones Inmediata (UTOI) de la fuerza provincial fueron desafectados por Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires.

Como ya informáramos, la muerte del menor ocurrió en la madrugada del sábado en Vélez Sarsfield y 402, circunstancias en las que supuestamente un grupo de jóvenes iban caminado por la calle y uno de esos muchachos habría entrado al patio de una vivienda con supuestas intenciones de robar una moto. El propietario del rodado, al advertir la presencia del joven en su patio, puso en alerta a su vecino, un efectivo policial que festejaba un cumpleaños y en cuya vivienda se encontraban otros efectivos, todos fuera de servicio.

Los policías Aguirre, Bullosa, Alejo y Argañaraz, habrían salido en busca de los adolescentes quienes corrieron en distintas direcciones. En ese momento, los oficiales habrían disparado y una de las balas impactó en un chico de 14 años, Matías Banuera. El menor recibió un balazo en la nuca que le provocó la muerte en forma inmediata.

La titular de la Fiscalía de Instrucción N°7 de Quilmes, Ximena Santoro, habría secuestrado del lugar donde asesinaron al adolescente, varias vainas servidas 9 mm. que coincidieron con el calibre utilizado por los policías.

Según se supo, los investigadores esperan el resultado del cotejo de la bala que se extrajo del cuerpo de la víctima con las cuatro armas reglamentarias de los cuatro policías involucrados en este presunto caso de “gatillo fácil”.

Por su parte, la Auditoría General de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, ordenó desafectar a los cuatro oficiales de la Fuerza de seguridad hasta que se resuelva la situación procesal de los mismos en la causa. Cabe recordar que fue la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), que se presentó ante la Justicia de Quilmes por este hecho, la que días atrás realizó una presentación ante este organismo de control que se encarga de investigar las posibles faltas del personal policial, para que se garanticen los recaudos que exige el caso.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios