natacion

Los deportistas quilmeños Cecilia Bertoncello y Lautaro Rodríguez conquistaron durante el año pasado récords argentinos absolutos por los cuales recibirán el Premio Heracles, que reconoce a los nadadores que establecen nuevas plusmarcas nacionales.

Estén en Buenos Aires, Barcelona, o compitiendo por cualquier rincón del mundo, Cecilia Bertoncello y Lautaro Rodríguez siempre tienen presente a su Quilmes natal. Y, sin dudas, el amor es mutuo: ¿cómo no va a estar la comunidad quilmeña orgullosa de dos nadadores que se formaron en sus clubes y que el año pasado enaltecieron a la ciudad del Sur de Buenos Aires con sus dos récords argentinos absolutos?

Bertoncello, que tenía cinco años cuando su mamá la llevó por primera vez a practicar natación al club Social y Deportivo 12 de Octubre, atraviesa su presente en River Plate. Y fue justamente como representante de la institución de Núnez que consiguió su plusmarca argentina el año pasado. La nadadora de 26 años fue parte del equipo de relevos que, junto a Fiamma Peroni, Ana Belén Presumido y Diana Valentini, instauró la nueva marca en la posta 4×50 metros combinados, con un tiempo de 2.01.65. Con este registro, la quilmeña superó la mejor marca nacional que ella misma poseía en la prueba desde hacía una década. El registro anterior de 2.04.90, conseguido junto a Rocío Medina, Manuela Morano y Nadia Colovini, regía desde el 16 de octubre de 2006.

“Siempre veía las competencias por la tele. Era muy chiquita, veía cuando participaban los deportistas en los Juegos Olímpicos, y le decía a mi mamá: ‘yo quiero hacer eso’”, recuerda Bertoncello, dueña de un récord argentino absoluto más en pileta olímpica y de otros cuatro en pileta corta.

Lautaro Rodríguez no recuerda con precisión si comenzó a nadar a los tres o a los cuatro años en el club Social y Deportivo Quilmes Oeste, pero lo que este joven de 21 años difícilmente olvide fueron sus brillantes actuaciones representando a la Selección Argentina de los últimos tiempos. En los Juegos Panamericano de Toronto 2015, en Canadá, el oriundo de Quilmes se lució en los relevos 4x100 metros libres, junto a Federico Grabich, Matías Aguilera y Guido Buscaglia: la posta nacional cronometró un tiempo de 3.17.41 que no les alcanzó para subirse al podio pero sí para establecer un nuevo récord argentino de la prueba. Lo mismo viviría el año pasado, esta vez durante el Sudamericano en Asunción, Paraguay, donde integró el equipo de los 4x100 metros libres mixto (con Guido Buscaglia, María Belén Díaz y Andrea Berrino) que registró un tiempo de 3.33.99, ganó la medalla de plata y se transformó en la nueva plusmarca nacional absoluta.

Este año encuentra al talentoso nadador y relevista argentino viviendo en Barcelona y entrenándose en el club Natació Terrassa, ligado históricamente a los deportes acuáticos. “La propuesta salió porque en la institución querían reforzar el equipo para ganar el campeonato de verano. Estoy viviendo en un departamento junto a dos chicas de las Islas Canarias, que están acá con el mismo propósito que yo”, explica el deportista argentino, que entrena tres veces semanales doble turno y suma otras tres veces más repartido entre gimnasio y agua.

De Quilmes al mundo, sus récords argentinos absolutos en 2016 les abrieron a Cecilia Bertoncello y a Lautaro Rodríguez las puertas del Hall de Honor de la Natación Argentina, que instituyó el Premio Heracles hace ocho años para reconocer, premiar, difundir y promover a aquellos nadadores que han establecido nuevos plusmarcas nacionales. Serán parte de la VIII edición del Premio, que distinguirá este jueves 18 de mayo, en el mítico Café Tortoni de la Ciudad de Buenos Aires, a los galardonados por su mérito durante el año pasado. Y, desde Quilmes, familiares, amigos y vecinos harán fuerzas para que esta temporada les traiga, al menos, la misma cantidad de sonrisas y satisfacciones.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios