sospechado

Vicente Manuel Campolo (50 años) está sospechado de haber asesinado a su padre, médico, en su casa de Quilmes Oeste el 20 de noviembre de 2020, luego de que el caso diera un giro inesperado.

En libertad, ayer fue citado a indagatoria por la fiscal de la causa, pero se negó a declarar; aunque antes de retirarse, ya que pese a la gravedad de la acusación, sigue libre en el proceso, reiteró su inocencia y a la salida de los Tribunales penales quilmeños, habló con los medios de Prensa y dijo que busca “la verdad” sobre el crimen de su papá, Vicente José “Tito” Campolo (78 años).

Campolo había arribado a las 10 de la mañana de ayer a los Tribunales ubicados sobre la calle Hipólito Yrigoyen casi Videla, citado para ser indagado por la fiscal Ximena Santoro, titular de la Fiscalía N°7, quien le imputa el “homicidio agravado por el vínculo” de su padre, el médico Vicente José “Tito” Campolo, de 78 años, hallado muerto en su vivienda en noviembre de 2020, en un caso que, en principio, se creyó que se había tratado de un accidente, pero luego la autopsia reveló que se estaba frente a un asesinato a golpes.

Asistido por un defensor oficial, Vicente Manuel Campolo, se acogió a su derecho de no decir nada. Al iniciarse la causa, Campolo hijo estaba patrocinado por el abogado Víctor Bedoya, en carácter de particular damnificado junto a su hermana, aunque ahora, al quedar imputado y como existen intereses contrapuestos por parte del letrado, quedó con representación oficial.

La hipótesis de la Fiscalía, es que Campolo empujó por las escaleras a su padre para causarle la muerte y luego apoderarse de 200.000 dólares que atesoraba en una caja de seguridad.

EL CRIMEN DE “TITO” CAMPOLO

De acuerdo a la reconstrucción judicial, el crimen de “Tito” Campolo ocurrió entre las 3.45 y las 9 del viernes 20 de noviembre de 2020 en la vivienda situada en Jujuy al 800, de Quilmes Oeste.

Si bien la muerte se produjo en las primeras horas de ese viernes, recién al mediodía su pareja, Andrea Monteagudo (fallecida en enero del corriente año), halló el cuerpo.

Ese testimonio, sumado a que los peritos no detectaron ningún ingreso a la vivienda, como tampoco aberturas forzadas ni faltantes, llevó a sospechar a los investigadores que el autor del crimen “no podía ser un extraño ajeno a la familia”.

Un amigo de Campolo hijo fue quien introdujo en la causa algunas versiones iniciales que nunca se probaron: que pudo tratarse de un accidente, por un lado, y otra que podía comprometer a la pareja de la víctima y al hermano de ella.

Esa última versión indicaba que el hermano de la pareja del médico había llevado tiempo antes a la casa un cortafierros para que Campolo se lo afilara y que ese elemento fue retirado de la vivienda tras el hallazgo del cuerpo.

Monteagudo siempre se mostró ajena al hecho y reclamó Justicia: “Me quedé sin familia, sin nada y sin mi amor. Quiero que se sepa la verdad porque destruyeron 28 años de mi vida”, dijo al presentarse a declarar espontáneamente ante la primera fiscal de la causa, Mariana Curra Zamaniego, cuando se sintió aludida por el hijo de su pareja.

LA CAUSA

Durante la instrucción del caso, el hijo del médico repudió mediante publicaciones en redes sociales el trabajo de esa fiscal e incluso realizó denuncias por mal desempeño en su contra, por lo que ésta se excusó de continuar a cargo del expediente.

A fines de marzo pasado, la causa quedó en manos de la fiscal Santoro, quien comenzó a investigar a Campolo hijo a partir del análisis de varias pruebas que había recolectado su colega.

Para la fiscal, fue clave el testimonio de dos peritos de la Policía Científica, quienes coincidieron en que la Policía que ya estaba en la casa “demoró” su ingreso a la vivienda, que en el interior “había una gran cantidad de gente” y que “bien pudieron haber modificado o contaminado el escenario”.

También determinó que, en el horario del crimen, la señal del teléfono celular del hijo del médico impactó en una antena cercana al domicilio de su padre y además mantuvo distintas comunicaciones durante las primeras horas del día, lo que para la fiscal es un indicador de que “se dedicó a planificar su coartada”.

Al formular la imputación, la fiscal Santoro apuntó que a los cinco días del crimen del médico, Campolo hijo “previo a desapoderar ilegítimamente a Andrea Monteagudo de la llave de la caja de seguridad” fue a una sucursal bancaria y se llevó dinero de su padre. De acuerdo con los investigadores, en total realizó cinco visitas a ese Banco y se apoderó de unos 200.000 dólares que había en una caja de seguridad.

 

 

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios