quinteria

El acusado de haber asesinado a su pareja, una jubilada de 74 años hallada muerta en la pileta de su vivienda de Quilmes Oeste, se negó este jueves a declarar ante la fiscal de la causa y seguirá detenido, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Rafael Emilio Barbosa (71), quien fue indagado por el femicidio de Sonia Edith Somoza (74), cuyo cadáver fue encontrado ayer con signos de ahogamiento y golpes.

Fuentes judiciales informaron que en la indagatoria, el acusado se negó a declarar ante la fiscal Karina Gallo, quien le imputó el delito de "homicidio agravado por el vínculo y por haber sido cometido contra una mujer".

Tras la audiencia, la fiscal quilmeña pidió que el sospechoso siga detenido mientras se resuelve su situación procesal, dijeron los informantes. El femicidio fue descubierto ayer, en una casa ubicada en la calle Benito Pérez Galdós al 700, de Quilmes Oeste.

Fuentes judiciales y policiales informaron que efectivos de la comisaría 3ra. de dicha jurisdicción fueron alertados por un llamado realizado por la pareja de la víctima, quien dijo haber encontrado a su concubina ahogada en el interior de la piscina.

Al llegar al lugar, el personal ingresó y constató que en el interior de la pileta se encontraba el cuerpo de Somoza, sin signos vitales.

Momentos después, una ambulancia del Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME) se presentó en el domicilio y corroboró la muerte de la mujer quien, a simple vista, presentaba hematomas en el rostro y en distintas partes del cuerpo, precisaron las fuentes.

Según las fuentes, los efectivos se entrevistaron con Barbosa, quien refirió que tras finalizar de cenar, se retiró a dormir junto a su pareja. Los voceros indicaron que Barbosa relató que se despertó momentos más tarde y, al no encontrar a Somoza durmiendo junto a él, salió a buscarla y la halló boca abajo en el interior de la piscina, tras lo cual realizó el llamado al 911.

Según las fuentes, los policías no observaron desorden en la vivienda y ninguna de las aberturas se encontraba forzada. En el lugar del hecho se presentaron efectivos de Policía Científica, quienes procedieron al secuestro del teléfono celular de la pareja de la víctima y las prendas de vestir que tenía el hombre momentos antes del arribo de los peritos, las cuales tenían manchas hemáticas, añadieron los voceros.

Los efectivos mantuvieron comunicación con la fiscal Gallo, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 del Departamento Judicial de Quilmes, quien dispuso la aprehensión.

Por la tarde, la fiscal recibió un adelanto del informe preliminar de la autopsia, en la que se determinó la presencia de agua en los pulmones de Somoza, por lo que la jubilada falleció ahogada, además de presentar golpes en distintas partes de su cuerpo.

Por su parte, al momento de ser aprehendido Barbosa tenía marcas de rasguños en su cuerpo, lo que para los investigadores es un signo de un intento de defensa por parte de la víctima.

A su vez, fuentes judiciales informaron que, de acuerdo con el relato de familiares de la jubilada, la pileta en donde Somoza fue encontrada ahogada había sido llenada por el acusado en los días previos.

Según los voceros, el imputado mantenía una relación de pareja con la mujer desde hacía unos dos años y trabajaba como chofer de una aplicación de viajes en un automóvil perteneciente a Somoza. En tanto, Axel, uno de los nietos de la víctima que vive en una casa que se encuentra detrás de la propiedad en la que encontraron asesinada a su abuela, contó a Telefé Noticias que al llegar "anoche" al lugar "ya estaba la Policía" y les "comentaron que estaba el cuerpo en el fondo, en la pileta".

Al enterarse del hecho, el hombre acudió a revisar "las cámaras de seguridad" de la vivienda y dio cuenta de que sorpresivamente "en el momento que pasa el hecho no está filmado". Por último, dijo que conoció al imputado como pareja de su abuela "desde el principio del año, más o menos".

En ese sentido, Mónica, vecina de la jubilada, relató al mismo canal que Barbosa "apareció de la nada", que "lo empezaron a ver en el mes de enero, febrero, que venía, iba y venía todos los días, hasta que hace un par de meses directamente se quedó a vivir".

La mujer además agregó que el lunes pasado, a la tarde, se fue a hacer unas compras y en ese momento salieron ambos a la calle, "iban discutiendo muy fuerte y él (Barbosa) gritaba muchas palabras y demás, una discusión muy grande".

Por último, señaló que "Sonia tenía dificultades para caminar, se manejaba con bastón, el año pasado estuvo en silla de ruedas".

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios