alfabetizacion

La Campaña Municipal de Alfabetización de Jóvenes, Adultos y Adultas 2017-2019 continúa en marcha. Dos alumnos, Rosalba Rodas y Juan Paiz, asisten a las clases que se dictan en el Complejo Municipal El Patio, ubicado en 149 entre 15 y 15 A, uno de los tantos centros de alfabetización.

 “A los 13 años tuve que dejar el colegio para empezar a trabajar y así poder ayudar a mi padre. Hasta esa edad fui, pero no tuve continuidad y siempre quise terminar. Tengo muchas ganas de aprender, al menos a escribir bien, para poder expresarme y dejarle alguna nota a mis hijos”, expresó Rosalba Rodas.

Por su parte, Juan Paiz, de 71 años, es peluquero y ya lleva 12 encuentros con las alfabetizadoras que lo están ayudando. “Cuando termine esta etapa, voy a buscar algún colegio para poder terminar el secundario, y así por lo menos poder valerme por mí mismo. No quiero depender más de mi esposa para que me resuelva trámites. Yo tengo 2 hijos, uno de ellos universitario, así que están muy felices y me apoyan en esta decisión”, manifestó Juan.

Ya son 192 las personas que se sumaron como alfabetizandos desde el comienzo de la iniciativa, mientras que, por otro lado, hay 300 alfabetizadores y alfabetizadoras que han terminado su formación inicial teórica, y que están haciendo los encuentros de reflexión de la práctica. Ellos ya realizaron la Diplomatura en Educación Popular, que se cursa en la sede de la UNQ del distrito

Rosalba es cocinera y aprovecha sus ratos libres para estudiar. “Nos llevamos tarea, y cuando tengo un tiempo me siento y escribo. Mi hija y mi nieta están muy contentas. Ese es uno de los motivos por los que quiero seguir estudiando y terminar el secundario. Quiero aprender a hablar con alguien, y si te hacen una pregunta, saber contestar. Si Dios quiere voy a seguir adelante”, opinó.

En este sentido, Paiz contó parte de su historia: “Ya hice lo que tenía que hacer, crié a mis hijos, estoy bien de salud, entonces lo que haga ahora depende de mí y es para mí. Antes tenía que trabajar y agachar el lomo, porque vengo de una familia humilde, nací en un rancho de adobe, y a esta altura del partido creo que me merezco algo”.

                                                                                                                         

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios