hinchas

"Me da mucha emoción, es un momento de mucha descarga”, empezó a explicar el presidente del QAC, Marcelo Calello, en diálogo con la prensa luego del triunfo ante Olimpo con lo que se garantizó la permanencia del cervecero en la B Nacional.

“Como en todo balance, tocará hacer autocrítica”, continuó. Claro que esto no es para festejar, Quilmes no puede festejar un no descenso a la Primera B porque es un club muy grande y con mucha historia”, acotó de modo enfático como una forma de poner en contexto los abrazos interminables y las celebraciones desatadas entre jugadores y dirigentes después de la victoria del sábado en el estadio Centenario.

En este sentido, el titular del QAC planteó: "A partir de ahora, uniendo fuerzas de todos y sin peleas internas y llamando a la unidad, sea yo o quien sea, hay que crecer. Lamentablemente en estos dos años no pudimos dar alegrías a la gente que acompaña, las cosas no se dieron”.

A modo de justificación, agregó: “Tampoco van a poder esperar que desde esta conducción haya pan y circo, no hay que hacer que la fiesta la pague el que sigue. Quisimos hacer las cosas de manera coherente, a partir de ahora hay que armar algo para ser protagonista, que es algo que Quilmes requiere".

Por último, Calello no dudó en remarcar: "A partir de esto, el club tiene que empezar a crecer. Vinimos con el club realmente destruido, pudimos asentar las bases y los cimientos para crecer. A partir de ahora, tenemos que lograr que Quilmes sea protagonista futbolísticamente hablando en lo que viene. Hasta ahora, con los pocos recursos que teníamos, pudimos hacer esto. Nos hemos equivocado, sin duda, pero gracias al apoyo de un montón de gente que tenemos a nuestro lado, sé que el club se va a levantar".

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios