verdu

Carla Lacorte presentó el sábado último su libro sobre gatillo fácil y represión a la protesta en la papelera Ansabo junto a María del Carmen Verdú, Alejandrina Barry y familiares de víctimas del gatillo fácil.

  Unas doscientas personas participaron en la papelera Ansabo de la presentación de La disciplina de las balas, el libro de Carla Lacorte, editado  por el Instituto del Pensamiento Socialista,  que aborda el análisis del gatillo fácil policial y de otras formas de represión del Estado, particularmente la dirigida contra la protesta social.

  Previo a la presentación estudiantes de la Juventud del PTS hicieron entrega de supersopas donadas por la UNQ para los trabajadores de Ansabo. También el IPS realizó un aporte  al fondo de lucha.

  En la charla estuvieron presentes, además de la autora, María del Carmen Verdú, de la CORREPI, Alejandrina Barry, Legisladora electa de CABA por el FIT Unidad y familiares de víctimas de la represión policial como las Madres de la Comisaría Primera de Quilmes y Eugenia Viera. También estuvo Marta Ungaro, hermana de Horacio Ungaro, desaparecido en la Noche de los Lápices.

  Lacorte, dirigente del CEPRODH y el PTS sostuvo: “Estos últimos años de Macri y Bullrich estuvieron marcados por la Doctrina Chocobar y el intento de avanzar en la criminalización de la protesta. La Masacre de los chicos de Monte es quizás su ejemplo más terrible. Sin embargo  el gatillo fácil no es exclusivo de este gobierno.  De los noventa en adelante esta práctica criminal de la policía y de las otras fuerzas de seguridad no paró de crecer como producto de las políticas neoliberales que condenan a un sector de la sociedad precarizado y empobrecido al asistencialismo y a la represión. Ahora con el nuevo gobierno puede haber un cambio en las formas, pero no vemos cambios de fondo”.

  La autora de La disciplina de las balas también  resaltó la lucha de los obreros de Ansabo y su Comisión de Mujeres en defensa de sus puestos de trabajo y por poner a producir a la fábrica al servicio de la comunidad, posición que fue respaldada por todos los expositores.

  María del Carmen Verdú de la CORREPI, por su parte, llevó adelante un desarrollo histórico del gatillo fácil bajo los distintos gobiernos constitucionales destacando que con el macrismo dicha práctica criminal “se hizo política de Estado” y destacó lo oportuno de la salida del libro de Lacorte “en un fin de ciclo de estos cuatro años, donde cambia el gobierno, pero las reformas represivas quedan”.

  A continuación Alejandrina Barry se refirió a la situación represiva que se vive en América Latina y al nuevo peso que está tomando el llamado “partido militar”, cuestiones que fueron discutidas  el viernes en una reunión impulsada por el la bancada de Myriam Bregman en la Legislatura Porteña y que contó con la participación de varios organismos de derechos humanos. 

    Lacorte, Verdú y todos los presentes también expresaron su preocupación por las violaciones a los derechos humanos que vienen consumando tanto el gobierno de Chile como las autoridades de facto de Bolivia así como respaldaron la lucha de los trabajadores y el pueblo de esos países y de toda Latinoamérica.

  Finalmente Jonathan Bonomi, trabajador de Ansabo, planteó “los trabajadores no somos indiferentes al gatillo fácil que mata a los pibes de nuestros barrios ni a la represión a la protesta. Nos solidarizamos con la lucha de los compañeros de Kimberley ante cualquier perspectiva de desalojo. Estamos orgullosos de que hoy podamos presentar un libro en un lugar de trabajo”.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios