judicialito

Dos hombres que comenzaron ayer a ser juzgados por la violación de una joven en 2013 en un departamento de Quilmes Centro tras haber concurrido al boliche “Buro”, negaron ante el Tribunal haber cometido el hecho.

mientras que la víctima declaró en la primera audiencia y acusó directamente a los dos imputados de haberle suministrado alcohol y haber abusado de ella.

Se trata de Hugo Armando Barroca (37 años) y Sergio Miguel Bigón (35 años), quienes declararon ayer ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Quilmes que los juzga por "abuso sexual con acceso carnal" y negaron haber cometido el hecho.

El Tribunal pasó a un cuarto intermedio para hoy a las 12 cuando la fiscal de Juicio, Mariel Calviño y los abogados defensores den a conocer sus respectivos alegatos.

La víctima dio su testimonio ayer y tras responder a las preguntas de la fiscal Calviño y los defensores, señaló como los autores de la violación a los imputados, a uno de los cuales había conocido dos meses antes de producirse el hecho que ahora se debate.

La joven que por entonces tenía 18 años dijo que el 2 de junio de 2013 estaba junto a dos amigas que también declararon ayer y cerca de la 1.30 fueron a un bar de Quilmes Centro. De acuerdo a su relato, uno de los acusados le avisó a la chica que estaba en el boliche “Buró”, ubicado en Alem entre Lavalle y Brown.

Las tres chicas fueron a ese lugar cerca de las 2 y se encontraron con los imputados, tras lo cual tomaron dos botellas de champán y, luego, tres vasos con vino espumante.

Ante los jueces del Tribunal Oral N°1, la víctima declaró que los imputados no ingirieron esa bebida y cerca de las 4 sus dos amigas se retiraron del boliche y se dirigieron a otro bar, mientras que ella se quedó con los dos hombres.

Las amigas contaron ayer en el juicio oral a los jueces Fernando Celesia, María Cecilia Maffei y Marcela Vissio que, al salir, comenzaron a sentirse muy mal y que por la cantidad de alcohol que tomaron eso no debió haber ocurrido.

Al respecto, la denunciante también dijo que comenzó a sentirse mal y adormecida, por lo que su cuerpo no le respondía y sus ojos se le cerraban.

La víctima fue a un baño y vomitó durante unos 15 minutos hasta que personal de limpieza y seguridad la llevó a la terraza para que tomara aire.

En sus testimonios, las tres chicas refirieron que nunca se sintieron tan mal por haber tomado alcohol y que notaron efectos muy diferentes a la ingesta de ese tipo de bebidas, por lo que suponen que podrían haber sido drogadas con algún tóxico.

Tras esa situación, la joven víctima relató que los dos hombres la llevaron al departamento de uno de ellos, ubicado sobre la calle Brown en el microcentro quilmeño, donde abusaron sexualmente de ella.

Cuando logró salir del departamento, la chica fue auxiliada por un amigo que alertó sobre lo ocurrido a la Policía y un patrullero la llevó a la Comisaría Primera para realizar la denuncia correspondiente.

Por su parte, los acusados, durante sus declaraciones en el juicio oral y público, no recordaron el momento de haberles comprado la bebida espumante aunque reconocieron haber estado con las tres amigas en el boliche, donde tomaron dos botellas de champaña.

Además, uno de ellos aseguró que se quedó con la chica en la habitación y el otro se quedó en la cocina preparando café, aunque ambos negaron haberla violado.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios