base

Una familia quilmeña radicó una denuncia penal contra la Comisaría Primera de Quilmes, después de sufrir numerosos allanamientos violentos.

La Comisión Provincial por la Memoria (CPM) interviene como Mecanismo Local de Prevención de la Tortura. La presentación en la Justicia se realizó luego de que una de las integrantes de esa familia intentó filmar con su celular lo que sucedía y se la llevaron detenida a la dependencia policial donde padeció “golpizas y humillaciones”, según denunció.

Si bien la Comisión por la Memoria dejó trascender lo sucedido en los últimos días, el hecho en cuestión sucedió a fines de octubre, cuando efectivos de la Comisaría Primera de Quilmes realizaron un allanamiento en una vivienda, en la que de acuerdo a sus moradores, no era la primera vez que ingresaban: “Siempre nos rompen algo o lastiman a alguien”, explicó una de las integrantes de la familia que pretendió en esa oportunidad filmar el procedimiento con su celular. Se la llevaron detenida. Una vez en la dependencia policial de Alem y Sarmiento, la mujer denunció que la llevaron a un cuarto donde le sacaron fotos y le pidieron que se desnude. La denunciante aseguró: “Me rompieron el corpiño, me daban cachetadas todo el tiempo y muchas patadas en la cabeza con los borcegos que tienen como punta de metal. Además, me decían que iban a decir que soy transa” y que subirían las fotografías a una web de un medio local.

En su carácter de Mecanismo Local de Prevención de la Tortura la Comisión Provincial por la Memoria acompañó a la familia para realizar la denuncia penal en la Justicia de Quilmes “ante estos graves hechos de violencia institucional que constituyen tortura”. El organismo solicitó a la justicia que se realice una investigación exhaustiva y rigurosa en el marco de la normativa internacional que rige ante estos casos. También presentaron un escrito en la causa donde los efectivos de la seccional Primera imputan a la denunciante por resistencia a la autoridad pidiendo “que se tenga en consideración lo que sucedió”.

Cabe agregar, que desde la CPM se denunciaron estos hechos de violencia ante la Auditoría General de Asuntos Internos de la Policía de la provincia de Buenos Aires.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios