april

Una carta abierta de los trabajadores del Hospital de Quilmes y la situación de los comedores escolares en el Distrito, fueron los temas que calentaron el debate este mediodía en el recinto del Concejo Deliberante de Quilmes.

La decisión del presidente del HCD, Fabio Báez, de impedir que la concejala libertaria, Estefania Albasetti, pudiera leer una carta abierta de los trabajadores del Hospital de Quilmes en un homenaje por el Día Internacional de la Salud, generó el primer cruce caliente entre los ediles. Fue en el momento destinado a los “homenajes”, casi en el arranque de la sesión. El presidente del bloque de concejales del PRO, Ignacio Chiodo, intentó terciar a favor de la legisladora opositora, pero la intransigencia de la bancada oficialista y la negativa del titular del Cuerpo se impusieron y no habilitaron la lectura de la misiva al considerar que “no tenía nada que ver con el tema” invocado para el homenaje. Albasetti debió desistir de leer la carta en el recinto.

El otro momento caliente de la sesión fue el contrapunto que se desató en torno a los “comedores populares fantasmas” en la ciudad. El tema lo planteó el concejal de Unión por la Patria, Gabriel Ibarra, que presentó una minuta de comunicación para “defender a los comedores que sí existen” y que desde que asumió el gobierno de Javier Milei no recibieron ningún tipo de aporte ni mercadería; al tiempo que negó la denuncia sobre la existencia de “comedores fantasmas”. Ibarra llevó adelante su alocución en medio de gritos a su favor por su intervención. Asimismo, Ibarra le reclamó la intervención ante las autoridades nacionales a los dirigentes de la Libertad Avanza y generó la reacción de la concejala Albasetti que se comprometió a visitar a los comedores y recibir a los responsables para gestionar respuestas concretas ante las autoridades nacionales.

“Ustedes son víctimas porque el 50% de los comedores de la ciudad no existen”, aseguró al intentar responder Albasetti. “Nosotros queremos que ustedes sigan trabajando y con mejor mercadería y más alimentos. El problema fue los que cobraron y no existían”, insistió generando el rechazo de la gente presente y del propio presidente del HCD, Fabio Báez, que le recordó que ella estaba obligada como funcionaria pública a “presentarse en los Tribunales Penales de Yrigoyen” si tenía conocimientos de alguna irregularidad. Luego la edila oficialista, Belén Marón, le reclamó días y horarios concretos para que los responsables de los comedores puedan visitarla. Todo en medio de un fuerte griterío que obligó al titular del HCD a amenazar con desalojar al público del recinto.

De todos modos, en la sesión surgieron otros temas de interés como el pedido de reparación de la bomba de agua del Colegio Normal de Quilmes que desde el viernes último estaba sin clases por este motivo. La solicitud la hizo la concejala Patricia Capparelli.

También la presidenta del bloque de la UCR, Daniela Ferreira, pidió respecto al cierre de una unidad sanitaria en el barrio La Paz, ubicada en 814 bis y 898. Los ediles oficialistas negaron que vaya a dejar de funcionar la salita aunque reconocieron inconvenientes con el alquiler del lugar perteneciente al Obispado de Quilmes y adelantaron que la situación había sido resuelta favorablemente. “La salita va a seguir atendiendo al barrio”, aseguró el concejal de UxP, Ezequiel Arauz, en el recinto.

Finalmente, el HCD aprobó una nómina de mujeres que fueron declaradas “huéspedes oficiales del Deliberante de Quilmes” que visitarán la ciudad (19 de abril) en el marco del Segundo Encuentro Internacional Feminista que se llevará a cabo en la Argentina.

 

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios