embargo

Quedó confirmado que el Juzgado en lo Contencioso Administrativo N°1 de Quilmes, a cargo del juez Hugo Guarnieri, ordenó el embargo de las cuentas de la Unión Industrial de Quilmes (UIQ) en relación a la causa que le inició el gobierno provincial por una deuda con ARBA de más de 180 millones de pesos al día de hoy.

Fue la Sucursal Quilmes del Banco Credicoop, que a principios de mes le informó al juez Guarnieri la retención de $ 82.167,20, correspondientes a la cuenta que tiene la UIQ N° de Cuit 30585365390, en el expediente judicial N°33.074. La entidad bancaria también le comunica al magistrado que seguirá atenta a fin de cumplimentar la orden de su Juzgado hasta cubrir la suma total de $42.345.200.

  La realidad se está llevando puesto a la cúpula de los industriales locales, más allá del enojo del presidente de la Unión Industrial de Quilmes (UIQ), Horacio Castagnini, y del jefe del Parque Industrial, Ignacio Carpintero.  Lo cierto es que avanza sin prisa y sin pausa una de las causas más preocupantes para la UIQ, la de ARBA por la deuda millonaria con Provincia.

Cabe mencionar que la resolución judicial abarca además una cuenta del Banco Galicia que tiene la entidad de los industriales, pero al respecto aún se esperan novedades.

Se recordará que los embargos fueron resueltos en el marco de la causa de apremios que ARBA le sigue a la Unión Industrial de Quilmes por la deuda que acumuló el Parque Industrial en Bernal Oeste, reclamo que tiene más de una década y que la UIQ presidida por Horacio Castagnini dilata e intenta eludir. Cabe mencionar que el Polo Industrial de Bernal tiene más de veinte años y aún no logró su habilitación definitiva justamente por esta deuda en litigio judicial.

NEGAR LA REALIDAD:

La Provincia ya hizo varias presentaciones en la Justicia amagando con avanzar con el pedido de remate del inmenso predio ubicado sobre Camino General Belgrano muy cerca del límite con Avellaneda.

En una entrevista a un medio local, Castagnini mintió e intentó calmar las aguas negando las acreencias judicializadas y el remate del predio, pero tuvo que reconocer la existencia de la millonaria deuda con ARBA. Al respecto, mencionó al vicegobernador de la provincia de Buenos Aires,  Daniel Salvador, como el gestor para encontrarle una salida a la situación. Sin embargo, fue el propio vicejefe de gobierno provincial que negó de plano cualquier contacto con Castagnini o la UIQ.

 

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios