pozazo

Es inminente la mudanza de la ex Brigada de Investigaciones de Quilmes (Allison Bell y Garibaldi) a su nuevo edificio ubicado en Quilmes Oeste.

Se recordará que esta dependencia policial fue uno de los centros clandestinos de detención durante la dictadura militar y las viejas instalaciones se transformarán en un Sitio de Memoria. Cabe mencionar que, en la actualidad, un sector del emblemático centro policial ya fue afectado como Sitio de Memoria y se esperaba la mudanza total de este cuerpo policial para poder ocupar todo el lugar.

La construcción de la nueva sede policial, hoy Dirección Departamental de Investigaciones (DDI), en la esquina de Martín Rodríguez y Corrientes, ya estaría finalizada y sólo le faltan detalles, uno de los cuales sería la compra de muebles nuevos. No obstante, trascendió que la Policía habría resuelto trasladar el viejo mobiliario que se encuentra en Allison Bell y Garibaldi al nuevo edificio para acelerar los tiempos. En este marco, se espera que la mudanza se concrete pronto, aunque aún se desconoce la fecha para una posible inauguración de las nuevas instalaciones donde funcionará a pleno la DDI de Quilmes.

REFERENCIAS HISTóRICAS:

Durante la dictadura militar, en el edificio ubicado en la esquina de Garibaldi y Allison Bell funcionó la Brigada de Investigaciones de Quilmes y el centro clandestino de detención denominado Pozo de Quilmes. Entre 1975 y 1979, pasaron más de 250 víctimas del terrorismo de Estado. Entre ellas hubo niños, por lo menos siete mujeres embarazadas y también ciudadanos extranjeros, entre ellos más de 30 uruguayos.

Dentro del circuito de centros clandestinos de la Provincia de Buenos Aires conocido como Circuito Camps, el Pozo de Quilmes cumplió funciones específicas como “depósito de prisioneros”, lugar de obtención de información, y uno de los pasos previos a la decisión sobre el destino de cada detenido-desaparecido: el traslado final (asesinato) o la legalización, para la cual el detenido-desaparecido pasaba por alguna comisaría y luego era enviado a algún penal.

El Pozo de Quilmes también fue un eslabón en el circuito de centros clandestinos que funcionó como apoyo para el llamado Plan Cóndor, que consistió en la coordinación entre las dictaduras de varios países del Cono Sur –Argentina, Chile, Bolivia, Brasil, Paraguay, Uruguay-, para implementar la represión ilegal a través de sus fuerzas armadas y de seguridad, sin límites de fronteras ni jurisdicciones nacionales.

En 2015 fue elevada a juicio la causa por crímenes de Lesa Humanidad cometidos en el Pozo de Quilmes. Están imputados 17 represores entre los que se encuentran Jaime Smart (abogado y ex – ministro de Gobierno de la provincia de Buenos Aires), Miguel Etchecolatz (como jefe de las brigadas de la provincia), miembros de la plana mayor policial y militar de la época y el médico policial Jorge Bergés, quienes ya han sido condenados en otras causas. Se incluyen los casos de 175 víctimas que pasaron por el lugar entre noviembre de 1975 y marzo de 1979, sufriendo privación ilegítima de la libertad, tormentos que incluían la violencia sexual, sustracción, retención y ocultamiento de menores de edad.

CREAN EL SITIO DE LA MEMORIA EN EL 2017:

En 2017, se creó por ley el sitio de memoria y se tomó posesión parcial del edificio que, por la misma ley, fue transferido en comodato a la CPM por 99 años; desde entonces, el consejo del sitio realiza con jóvenes de Quilmes una jornada conmemorativa por la noche de los lápices y también lo hace cada 24 de marzo. Actualmente, una parte del chalet todavía está ocupada por la DDI de Quilmes.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios