seccional

Un preso detenido por robar bicicletas en Bernal apareció muerto en un calabozo de la Comisaría Segunda. La Justicia investiga el hecho y duda de la hipótesis del suicidio del ladrón.

David Sanabria Romero fue llevado detenido por la Policía a la seccional policial ubicada sobre la calle 25 de Mayo, casi Belgrano, sospechado de robar dos bicicletas para niños. Allí debía esperar hasta el día siguiente donde sería indagado por la Justicia a raíz del hecho que se le imputaba; sin embargo, a las siete horas de estar tras las rejas, un efectivo policial lo encontró muerto en el calabozo.

Si bien desde la Comisaría Segunda le notificaron a la fiscal en turno de los Tribunales de Quilmes, Mariana Curra Samaniego, de que el detenido se había quitado la vida con su propia remera, la representante del Ministerio Público Fiscal desconfió de esa hipótesis y ordenó una investigación para tratar de determinar si Sanabria Romero fue víctima de un homicidio.

El violento episodio ocurrió el último fin de semana y la investigación quedó a cargo de la fiscal Mariana Curra Samaniego.

La fiscal intenta determinar si se suicidó o lo mataron otros presos o la policía.

Según trascendió, Sanabria Romero junto con dos cómplices irrumpió en una casa situada en Formosa y Pringles, a dos cuadras de la Villa Itatí. Los asaltantes, de acuerdo a lo que denunció el dueño de la vivienda, se llevaron dos bicicletas de sus hijos y ropa.

Cuando los ladrones huyeron con los elementos que le habían robado, el vecino alertó al número de emergencias 911; y los policías comenzaron a recorrer la zona y así encontraron a Sanabria Romero cuando cargaba con dos bicicletas de niños.

Los uniformados le habrían preguntado a Sanabria Romero de dónde había sacado las bicicletas; y debido a que el sospechoso no pudo justificar cómo las había obtenido, los policías lo detuvieron y lo llevaron a la Comisaría Segunda. Al llegar a la seccional, se encontraron con el dueño de la casa robada que reconoció las bicicletas secuestradas en poder de Sanabria Romero como las que les habían sustraído una hora antes.

Entonces, los policías alojaron a Sanabria Romero en un calabozo a la espera de trasladarlo al día siguiente a los Tribunales penales quilmeños. Sin embargo, durante la madrugada, el policía que estaba encargado de la guardia de los calabozos advirtió que Sanabria Romero se encontraba sin vida.

El detenido tenía 30 años y era de nacionalidad paraguaya.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios