pancarta

Sectores de la izquierda quilmeña siguen denunciando que la muerte de Fernando Leguizamón en manos de un policía fue un caso de gatillo fácil en Quilmes Oeste.

Desde Poder Popular se salió a reclamar “respuestas ante las autoridades tanto locales como provinciales para que se esclarezcan estos casos, que se haga justicia y los agentes de Seguridad sean enjuiciados”.

A continuación el comunicado de prensa:

“Fernando Leguizamón era un mecánico de 31 años y fue increpado, golpeado y asesinado de tres balazos el 22 de junio a la 1 de la mañana. él y su pareja Jesica fueron a revisar si su auto estaba bien, porque habían robado unas baterías del taller del cuñado. Dos policías bonaerenses, Rodrigo Valdéz y Nataly Zuleta, vestidos de civil, interceptaron a Fernando y Jesica en el barrio de La Cañada, por Avenida Mosconi y Tucumán. Valdéz lo golpeó como un animal, con patadas, golpes en la cabeza y lo fulminó con un tiro en el brazo, otro en el abdomen y un tercero en el tórax”. 

“Jesica denuncia que además de lo que le hicieron a Fernando, que murió en el hospital Iriarte unas horas después, fue también golpeada y llevada a la comisaria, después de que los vecinos del barrio comenzaron a increpar a los agentes por lo que pasó. Las protestas en el barrio por este nuevo caso de gatillo fácil fueron dispersadas violentamente, con balas de goma, con un fuerte operativo policial”. 

“Este caso se suma a otros hechos lamentables de gatillo fácil en la zona que se repiten desde que arrancó la cuarentena: en el centro de Berazategui, en la Isla Maciel, en el Barrio San Mauro. Si no se hace nada, la lista se seguirá engrosando”.

“¿Qué respuestas tienen Jesica y sus cinco hijxs que se quedaron sin su papá? ¿Qué respuestas les brindan las autoridades ante semejante atropello a la vida un trabajador que era el sostén del hogar?”.

 

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios