justicia

Cinco personas declararon ayer en el juicio oral y público al dueño de un local bailable y un patovica que se realiza en los Tribunales penales de Quilmes por el crimen de Diego Páez, ocurrido hace 4 años frente a las puertas de ingreso al boliche “L’Zero” de la avenida Pasco.

El debate que está a cargo de los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal N°4, continúa mañana viernes.

Ayer, ante los jueces Mario Daniel Caputo, Andrea Vanina Calaza y Alberto Elio Ojeda, declaró la hermana de Diego Páez (de 33 años), asesinado el 8 de marzo de 2014, frente a las puertas del boliche “L’Zero” de la calle Paso al 5200, esquina 196 de Bernal Oeste.

Durante la audiencia de ayer, también declararon cuatro amigos de la víctima que se encontraban junto a él cuando se produjo su muerte, por la que se está juzgando al dueño del bailable Gustavo Adrián Vallejos (de 47 años).

El debate continuará mañana viernes. Se recordará que además de Vallejos está siendo juzgado uno de los integrantes de la seguridad del local nocturno, Rubén Martínez, quien presuntamente, mientras asesinaban a Páez, habría intentado ingresar por la fuerza a “L’Zero”, a uno de los amigos de éste.

A cargo de la acusación contra Vallejos y Martínez se encuentra la fiscal Mariel Calviño, quien se encuentra acompañada por la abogada Camila Gerini, de la Subsecretaría de Derechos Humanos del Municipio quilmeño a cargo de José Estevao, departamento que representa a la familia de Diego Páez.

Vallejos, juzgado por “homicidio, abuso de armas y portación ilegal de arma de guerra”, cuenta con el patrocinio de Luis Deuteris; mientras que a Martínez, acusado de “tentativa de privación ilegal de la libertad”, lo defiende el abogado Daniel Brola.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios