reportaje

La intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, mantuvo el viernes último una entrevista de casi una hora con periodistas de los tres diarios de la ciudad: El Sol, Perspectiva Sur y 5 Días.

La Jefa Comunal realizó un balance de sus primeros meses de gestión, criticó a la anterior administración local, abordó distintos temas de la realidad nacional y se mostró expectante por el futuro.

Anunció la visita para este jueves del gobernador bonaerense, Axel Kicillof; se pronunció a favor de mantener las tarifas congeladas por todo el año; informó respecto a la compra de 10 camiones recolectores de residuos; habló de la necesidad de cambiar el paradigma para administrar la Comuna; se mostró a favor de consolidar el Frente de Todos en Quilmes aunque evitó hablar de su reelección.  

Mendoza recibió en su despacho a los medios locales acompañada por el secretario de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Comuna, Alberto De Fazio y el subsecretario, Daniel Bestty. Igualmente, antes de ingresar a la oficina de la Intendenta, en los pasillos del segundo piso del palacio municipal, se los pudo ver al jefe de gabinete de la Comuna, Alejandro Gandulfo y al senador bonaerense del Frente de Todos, Emanuel González Santalla.

La primera mandataria local, respondió a los periodistas. A continuación, los aspectos más destacados de la charla:

“De verdad nos encontramos con una situación más compleja que la que habíamos podido construir como diagnóstico a partir de la información que buscamos desde hace tiempo. Porque me parecía que de manera responsable había que poder planificar una gestión”, aseguró.

Al mismo tiempo, afirmó: “Llegar al municipio de Quilmes no era ‘bueno ganamos vamos a gobernar’, sino era planificar una gestión y poder hacer las bases para un proyecto político de gestión municipal que continúe en el tiempo. Entonces ese diagnóstico que habíamos construido era de determinadas características, y la verdad que con lo que nos encontramos es mucho más complicado porque sumado a la falta de organización y de responsabilidad en la administración del municipio, tenemos la situación social que es tremenda. Lo peor de la anterior gestión es la irresponsabilidad de incorporar gente a la planta de empleados municipales”.

En el mismo sentido, opinó: “No creo que haya trabajadores de más, siempre uno puede y más en un distrito como Quilmes, encontrar tarea por todas las necesidades y deudas que hay; pero sí hay que ser responsables en la incorporación. Uno no puede jugar con las expectativas de la gente y empezar a plantear que el Municipio soluciona todo ante la falta de trabajo. Yo me la paso diciendo que no. Si tenemos 50% de pobreza, casi un 20% de desocupación, cada vez que piso la calle hay alguien que me está pidiendo trabajo, pero el Municipio no puede solucionar todo esto porque es una complicación para todos nosotros y para la planta de trabajadores actuales. Si yo sigo incorporando trabajadores en dos meses, o menos, ya no puedo pagar sueldos”.

“Por eso estoy planteando un cambio de paradigma en lo que es la administración pública de Quilmes -continuó-. La tradición indicaba que llegaba a gobernar un sector político y se repartían las cosas y la planificación de la gestión tiene que ver con otra mirada. Lo que tenemos que hacer es que llega un grupo político a gobernar y hay que trabajar sobre la demanda que tiene la gente. Este es el cambio de paradigma. Nosotros llegamos al gobierno no a representar a los políticos. Llegamos al gobierno a representar a los vecinos”.

Además, Mendoza explicó: “A los gremios se lo hemos planteado. Si nosotros seguimos sosteniendo gente que no trabaja por alguna razón o favor… la verdad que acá no estamos para hacer favores, acá estamos para trabajar lo que haga falta para poner un municipio de pie. No estamos para otra cosa. Si nosotros seguimos sosteniendo algunas cosas que indica la tradición política de Quilmes, bueno, vamos a seguir en el pantano que vive Quilmes”.

“La primera voluntad de mejorar el salario de los trabajadores, las condiciones laborales, de que tengan las herramientas, es de esta intendenta”, agregó.

Por otra parte, advirtió: “Hay que tener en cuenta que con lo que el Municipio recauda no alcanza para pagar los sueldos de los trabajadores municipales, y la gestión anterior nos dejó una deuda con proveedores que alcanza dos meses de la recaudación de la comuna. En algún momento vamos a tener que elegir entre pagar a proveedores o pagar sueldos”.

“La anterior gestión quiso pasar 72 funcionarios políticos a planta permanente del Municipio sin haber ejercido un solo día como empleado. Eso no está bien. No es ilegal pero es inmoral; y los propios gremios se tienen que encargar de esto. Los sindicatos tienen que explicarle a sus trabajadores estas cosas y decir que esto no está bien que suceda”, remató.

 

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios