Intendente

El intendente de Quilmes, Martiniano Molina, y el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, inauguraron este lunes el bajo vías de Don Bosco, que está situado en el cruce del Ferrocarril Roca con la calles Los Andes y José Ingenieros, y no sólo beneficia a vecinos del barrio sino que también impacta positivamente en más de mil automovilistas que transitan por la zona.

“Es otro paso en esta transformación histórica de la ciudad. En dos años y ocho meses de gobierno hemos llevado de cuatro a siete el número total de pasos bajo las vías del Ferrocarril General Roca existentes en Quilmes”, indicó Molina para luego puntualizar que “los tres habían sido proyectados por el gobierno anterior, en algunos casos recibimos las obras iniciadas pero con signos de desidia, de promesas huecas, vacías”.

Se trata del tercer paso bajo las vías del Ferrocarril Roca inaugurado en la gestión de Molina en apenas un año, junto con los también ya habilitados en Bernal (sobre la calle Espora) y Ezpeleta (en la calle Smith), que están en funcionamiento desde 2017. “La concreción de esta obra ratifica que el trabajo en equipo es la mejor fórmula que podemos utilizar para sacar al país adelante", aseguró el jefe comunal.

Del acto también participó la secretaria de Obras de Transporte de la Nación, Manuela López Menéndez.

En este marco, el intendente enfatizó que “este proceso transformador para la ciudad es posible gracias a la decisión de un gobierno, encabezado por el presidente Mauricio Macri, que hace lo que se tiene que hacer: trabajar para la gente, poner al Estado al servicio de los vecinos”.

Dietrich, por su parte, subrayó: “Obras como ésta son la muestra del cambio en la Argentina. Estamos transformando estructuralmente el Conurbano, tanto tiempo olvidado, con obras que quedan para siempre, generan empleo y transforman la calidad de vida de los vecinos, de los millones que viajan en transporte público y de los trabajadores del transporte”.

“Una obra con la que vamos a eliminar las barreras del tren para que mejoren las frecuencias y haya una circulación más segura y mayor conectividad. Seguimos trabajando en obras que mejoran la vida de los bonaerenses para siempre”, aseguró el ministro de Transporte.

Acompañando al intendente, participaron de la inauguración del bajo vías el diputado provincial Guillermo Sánchez Sterli, el director ejecutivo de la Unidad de Gestión Local XXXVII de PAMI, Gonzalo Ponce, además de miembros del gabinete municipal y concejales.

Más obras para la ciudad

Asimismo, tras destacar la presencia de Dietrich, Molina señaló que “el ministro ha visitado mucho nuestra ciudad en el último tiempo porque es su ministerio el que apuntala el sueño que venimos persiguiendo desde el inicio de nuestra gestión: tener una Quilmes con un moderna desarrollo urbano que mejore la calidad de vida de todos”.

Y amplió: “Como este bajo vías de Don Bosco es un hecho concreto, también lo será el Metrobus que se está construyendo en Calchaquí, el primero en la zona sur del Conurbano, y que beneficiará a 184 mil vecinos. Es otro hito para el proyecto global de integración de nuestros barrios. El Metrobus se suma a una renovación completa que se hizo en 5,5 kilómetros de Calchaquí, que no sólo está más ancha, sino que tiene nuevas luces led, nuevos semáforos, nuevos refugios. Un cambio que se vio en muchas otras avenidas del distrito. Como habrá otros 22 kilómetros de pavimento aportado por el Ministerio de Transporte en toda la ciudad”.

El bajo vías dejo de ser promesa, es una realidad

La construcción del nuevo paso de Don Bosco había arrancado en 2014; pero, al iniciar su mandato, Martiniano Molina recibió un proyecto inconcluso, con problemas técnicos y administrativos. Ante este panorama, el jefe comunal firmó un convenio con el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, y, así, en noviembre de 2016 se reanudaron las tareas.

La obra, que comprendió una inversión de 140 millones de pesos, incluyó la construcción de dos túneles de simple mano —uno de ida y otro de vuelta - que comunican el sur y el norte de Quilmes, de 3,80 metros de altura para tránsito liviano. En materia de desagües pluviales, cada túnel posee un pozo de bombeo con tres bombas conectadas a un grupo electrógeno para que puedan funcionar con normalidad en caso de que se produzcan cortes de luz.

La intervención también contempló mejoras en el entorno urbano como mayor iluminación, más seguridad para los vecinos y usuarios del tren y mejoras en la plaza y el sendero próximo a la estación de trenes de Don Bosco.

Como hitos de la obra se pueden mencionar el proceso de pilotaje y la excavación del túnel, que se realizaron en noviembre de 2016 y mayo de 2017, respectivamente. También se destaca la instalación de los puentes carreteros, un trabajo que debió hacerse de madrugada, dado que fue necesario desarmar el aparato de vías.

Sumado al de Espora en Bernal y al de Smith en Ezpeleta, el bajo vías de Don Bosco representa una mejora ostensible en la circulación y la seguridad vial, además de reducir considerablemente los tiempos de viaje. El beneficio es regional ya que este nuevo paso está ubicado a menos de un kilómetro del Acceso Sudeste, que se extiende entre las localidades de Wilde y Sarandí (Avellaneda) y desemboca en la autopista Buenos Aires-La Plata para ingresar a la Ciudad de Buenos Aires.

Como complemento de esta obra, los vecinos de Don Bosco ya cuentan con un paso peatonal en las adyacencias del bajo vías, con accesibilidad para personas con movilidad reducida. El nuevo cruce desemboca en la intersección de las calles José Ingenieros y J. E. Uriburu, del lado este, y Los Andes y San Martín, del oeste.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios