banderola

El martes próximo, dos días después de que se cumplan 48 años del golpe cívico-militar del 24 de marzo de 1976, el Tribunal Oral Federal (TOF) 1 de La Plata dará a conocer la sentencia en el Juicio Brigadas.

El mismo día, pero en horas de la mañana, se terminará de escuchar a los imputados, entre ellos, al ex médico policial quilmeño, Jorge Bergés.  

Los fundamentos de la sentencia se difundirán el 5 de julio de 2024 a las 17 horas.

Se recordará que hubo 140 audiencias en las que se analizaron las denuncias contra una docena de ex militares, ex policías y un civil imputados por los delitos de Lesa Humanidad, perpetrados en las brigadas de la Policía bonaerense durante la dictadura militar, específicamente: El Pozo de Quilmes, Pozo de Banfield, El Infierno de Lanús (con sede en Avellaneda) y La Brigada de San Justo. Todas las dependencias estaban bajo el mando de la Dirección General de Investigaciones que dirigía Miguel Etchecolatz y funcionaban bajo la órbita del entonces jefe de la Policía bonaerense, Ramón Camps.

El juicio comenzó el 27 de octubre de 2020, se analizaron delitos que sufrieron 422 víctimas, de las cuales 181 pasaron por el Pozo de Quilmes; y hubo 468 testigos. El proceso duró 3 años y 5 meses.

El Tribunal Oral Federal (TOF) 1 de La Plata escuchó el martes pasado las últimas palabras de varios de los imputados en el Juicio Brigadas, y restan las declaraciones de otros cinco. En la audiencia 139, los imputados ratificaron su inocencia o se negaron a hacer uso de este derecho. En la audiencia del martes próximo, el quilmeño Jorge Antonio Bergés, Julio Alberto Candioti, Roberto Armando Balmaceda y Jorge Héctor Di Pasquale podrán decir las últimas palabras.

En tanto, el martes declaró Guillermo Domínguez Matheu, quien ratificó su “absoluta inocencia a pesar de que el tribunal ya tiene decidida la resolución de este juicio”. Reiteró la idea de “búsqueda de venganza” y beneficios económicos por parte de las víctimas y sus familias.

También aseguró que la exposición de su legajo personal se concretó violando el secreto militar y la protección de los datos personales, mientras que habló de “supuestas víctimas” y una “investigación direccionada”.

Por su parte, Enrique Augusto Barre dijo que “no conocía la situación de detenciones de las víctimas”. “No participé en el plan sistemático para la desaparición y exterminio de personas. No intervine ni por acción ni por omisión en los hechos que se me atribuyen”, señaló.

Asimismo, Carlos Gustavo Fontana sostuvo que es “un injusto ataque” a su persona. “Soy inocente porque al no tener el don de la dislocación, mal pude haber cometido los mismos cuando no me encontraba en el lugar de los hechos”, planteó.

Luis Horacio Castillo también hizo uso de las últimas palabras y reiteró su inocencia, al tiempo que señaló que la acusación se basa en dichos de “una falsa testigo”. “Sólo se me juzga por haber estado en la Policía y por haber estado donde había movimientos ilegales”, sostuvo.

“Apelo a lo que dice la Carta Magna de la República Argentina, lo que significa por sobre todas las cosas la búsqueda de lo que será justicia”, manifestó a su turno el imputado Carlos María Romero Pavón.

Jaime Lamont Smart comenzó a hablar del secuestro de los padres de la fiscal Ana Oberlin, pero el juez Ricardo Basilico cortó la exposición y le reclamó que hable “ciñéndose a la situación en cuanto a la etapa del debate”.  

Juan Miguel Wolk también habló en la audiencia virtual, mientras que Federico Minicucci no hizo uso de su derecho a decir las últimas palabras antes de la sentencia.

 

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios