nativos

El libro Bosque Nativo, de la magister Vanina Santy y el fotoperiodista Hernán Vitenberg, se propone difundir el valor histórico, natural y cultural de la ribera de Avellaneda y Quilmes, haciendo foco en su ecosistema natural.

A través de la compilación de los resultados arrojados de investigaciones realizadas en el lugar a nivel histórico, geológico, económico, legal y antropológico, se da a conocer lo que se ha aprendido sobre él hasta el momento y también, cómo se produjo ese conocimiento.

Al efecto, hoy, a las 18 horas, se realizará una muestra fotográfica y conversatorio con la presencia de Hernán Vitenberg en El Parque de la Estación (Juan Domingo Perón 3326, Ciudad de Buenos Aires), en tanto que el lunes 5 de diciembre, a también a las 18, se realizará la presentación del libro y homenaje a Nieves Baldaccini (1962-2022), referente de lucha asamblearia, en la Biblioteca Manuel Estrada (Tomás Espora 105 bis, Bernal).

Este libro también constituye un legado para demostrar cómo la ciencia y las personas comunes, organizándose de manera horizontal, pueden trabajar juntas para generar algo en común en beneficio de todos.

El libro logró eso mismo, capitalizar el conocimiento experto, rescatar el saber de los habitantes ribereños, las capacidades asamblearias de los grupos vecinales y en base a las diferencias ideológicas, disciplinarias y geográficas trabajar generando un espacio de colaboración y consenso.

Este modelo que se puso en práctica se replicó a nivel internacional para el libro uniendo a académicos, investigadores y expertos de Argentina, España, México y Alemania ante la preocupación creciente por la conservación del bosque nativo y los humedales y en reconocimiento a la causa ambiental que las asambleas vecinales llevan adelante.

Las fotografías que acompañan este abordaje son de Hernán Vitenberg, quien aporta una mirada artística respecto del territorio costero, desde su activismo y compromiso con causas y movilizaciones sociales. A ellas se suman las de la Asamblea No a la Entrega de la Costa Quilmes y Avellaneda (NECQA), que documentan no solo los cambios en el lugar, sino las formas de participación que han impulsado.

“¿Qué recibimos a través de estos territorios y cómo lo legaremos a quienes nos siguen? ¿Cómo no perderlo todo? Debemos hacernos estas preguntas porque todos somos responsables de cuidar el bosque nativo, de preservarlo y continuar aprendiendo de él. Nuestro deseo es que el territorio ribereño de Avellaneda y Quilmes constituya un ejemplo de ‘lo colectivo’ para entender y cuidar las áreas de bosque nativos y humedales en todo el país. Que la experiencia ‘circule’ y se repita”, completa Vanina Santy.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios