candidato

(Por Walter Di Giuseppe, abogado y miembro Fundador de IQ) “Nuestra hermosa ciudad no escapa a la realidad del conurbano, ni siquiera dista de la provincial y/o nacional”.

“Los liderazgos gozan por su ausencia, y todo se lo debemos al propio desprestigio de la clase dirigente, tanto aquella que no llevo con honor la representación popular como la otra que midió para abajo pretendiendo inculcar que todos son vagos o ladrones para no verse identificados con su propia mediocridad”.

“Hoy nos toca a quienes seguimos desde siempre, desde atrás, desde casi el anonimato popular, seguir empujando este carro de melones esquivando las esquirlas de haber pertenecido”.

“Mientras otros continúan con la vieja politiquería de la yunta por poder o por temor, focalizando como dañar al contrincante antes que pensar en el pueblo y su penurias; vemos este hermoso viento, llamémosle Zonda, Pampero o una, no tan simple, sudestada; va corriendo la paja del trigo y podemos divisar con claridad los que siempre estuvieron y no hicieron nada de aquellos que siempre bregamos por más y mejor calidad de vida de los vecinos”.

“Tristemente sigo viendo un valioso movimiento destruido, máxime en Quilmes donde la miseria de los dirigente llevo hasta el arrebato de la presidencia mediante la vieja maniobra de comprar escuelas. No existe escenario para mí con esa gente. Sigo fiel a mi identidad quilmeña, a mis principios, al pasado de nuestro pueblo que dieron vida por el honor de llamarnos Quilmes”.

“Como encontraran respuesta nuestros vecinos, si las organizaciones a las cuales pertenecemos no nos protegen? Si el derecho pareciera una canción de la negra Sosa …allá lejos y hace tiempo…, total los platos rotos los paga el que vendrá. Y esto me da mucha bronca, justamente porque soy aquel que vendrá y no tengo porque hacerme cargo de todo este desastre de dirigencia avejentada, pero no de edad sino de pensamiento. La supervivencia de algunos pareciera estar emparentada al todavía no erradicado clientelismo”.

“No nos queda mucho tiempo. La credibilidad devastada solo admitirá un pasado irreprochable, por más que muchos quiera teñirlo con blasfemias, que produzca hechos además de palabras, que piense en el futuro de otro cambio posible, que convoque desde la honestidad, otorgando la tan trillada igualdad de oportunidades, pero ahora si de cada vecino a ser su propio conductor, para construir una opción política que garantice la gobernabilidad como el crecimiento constante y ascendente de nuestra ciudad no para volverla a lo que fue, sino para llevarla a donde siempre debería haber estado; en la cima de la innovación y competitividad con un lugar destacado dentro de las ciudades del mundo”.

Por Walter Di Giuseppe

Abogado. Miembro Fundador de IQ (Identidad Quilmeña)

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios