rehen

Un delincuente permaneció ayer cerca de tres horas atrincherado con un rehén en una juguetería a metros de la Peatonal Rivadavia de Quilmes, a la que ingresó cuando era perseguido por la policía luego de escapar de otro negocio en el que quiso robar a una comerciante, que se resistió y le mordió en un dedo.

Fuentes judiciales informaron que el delincuente, identificado como Claudio Damián Mariani (22) y domiciliado en la villa Monte, de Quilmes, tenía una probation por un robo cometido con anterioridad.

 Según relataron a la prensa el fiscal 2 de Quilmes, Leonardo Sarra, y el jefe de la Departamental de Quilmes, Nicolás Ordaz, el episodio se inició ayer (lunes) poco antes de las 10 en pleno centro comercial de Quilmes, cuando un delincuente, aparentemente fuera de sí por el consumo de alguna sustancia, ingresó a un local de ropa situado en la calle Moreno y la peatonal Rivadavia.

 Según contó el comisario Ordaz, el hombre primero empezó a mirar ropa que quiso probarse, momento en que la comerciante le pidió saber si tenía dinero y él se puso agresivo e intentó robarle.

 El fiscal Sarra explicó que ante esa circunstancia, y con el fin de resistirse al robo, la mujer mordió al delincuente en un dedo, por lo que éste escapó corriendo del local y comenzó a correr por la peatonal Rivadavia, donde fue visto por policías que comenzaron a perseguirlo.

 "Cuando empieza la persecución y se siente acorralado ingresa en una juguetería donde toma a un rehén", dijo el fiscal, quien aclaró que la víctima era un cliente, ya que en ese momento los empleados del local estaban sentados en un banco que hay en la vereda.

 Una vez en el interior del negocio con el rehén, el delincuente extrajo un arma -que resultó ser un revólver calibre 22 con cinco proyectiles en el tambor- que apoyó en el cuello y por momentos en el abdomen del rehén, al tiempo que exigía a la policía la presencia de un fiscal y la entrega de comida y bebidas.

 A los pocos minutos, y por orden de Serra, que se trasladó se inmediato al lugar junto a la secretaria de su fiscalía, rodeó el lugar la policía y arribó el Grupo Halcón con un mediador que tomó contacto con el delincuente para hacerlo desistir de su actitud.

 Tanto el funcionario judicial como el jefe policial coincidieron con que inicialmente el ladrón estaba "muy nervioso" y parecía estar "bajo los afectos de alguna sustancia", lo que se determinará en las próximas horas con los estudios médicos de rigor.

 El negociador accedió a alguno de los pedidos, como la entrega ante el fiscal con algunas garantías y se le proporcionó comida y bebida, adquiridas en un local de comidas rápidas situado a pocos metros.

 Cerca de las 12.30, luego de mencionar varias veces que quería contactarse con personal del Patronato de Liberados y con sus familiares de la villa Monte, lo que finalmente no ocurrió, el delincuente se entregó, dejó su arma y fue trasladado a la comisaría primera de Quilmes, desde donde luego será llevado a declarar a la fiscalía de ese distrito.

 En principio, el fiscal dijo que se le imputan tres delitos: tentativa de robo con arma, por el primer hecho; privación ilegítima de la libertad, por la toma del rehén, y tenencia ilegal de arma de uso civil.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios