ventilador

Durante su declaración, Ramiro Bustamante (de 37 años), dijo que como jefe de la barrabrava del Quilmes Atlético Club (Q.A.C.) ganaba 400 mil pesos por mes.

En el Juicio por Jurados en el que doce vecinos determinarán si el ex líder de la barrabrava de Quilmes, Ramiro Bustamante, es culpable o no del secuestro extorsivo de Matías Falcone, uno de los hijos del dueño de Diversión Bailable, ayer pidió declarar el acusado y disparó contra políticos, un juez, dirigentes del Q.A.C. y otros barras. Habló de mafia del fútbol y la política.

Durante su declaración, Ramiro Bustamante (de 37 años), dijo que como jefe de la barrabrava del Quilmes Atlético Club (Q.A.C.) ganaba 400 mil pesos por mes. Aseguró que fue incriminado en este hecho, ocurrido hace casi 4 años, porque él se negaba a que la droga ingresara a la hinchada del Q.A.C.; al tiempo que sostuvo que el denunciante (Matías Falcone) se autosecuestró.

Matías Falcone, hijo de Juan Carlos Falcone, dueño de ‘Diversión Bailable’ (Mosconi y Camino General Belgrano) fue secuestrado el 29 de agosto de 2015 a las 2.15 de la madrugada a pocas cuadras de su bar-boliche ubicado en Vicente López y Entre Ríos de Quilmes Oeste.

Poco después, su padre, Juan Carlos Falcone, recibió un llamado desde el teléfono celular de su hijo Matías Falcone, exigiendo el pago de 12 millones de pesos para que pudiera volver a ver a su hijo con vida.

Durante la mañana de ayer, los doce jurados titulares y los seis suplentes, a pedido de la fiscal de Juicio, María de los Angeles Attarian Mena, escucharon la declaración de la víctima del secuestro y poco después la de su padre (Juan Carlos Falcone) que relató su desesperación porque no podía conseguir la suma de dinero que le exigían los captores y dijo que finalmente logró reunir unos 300 mil pesos de los cuales 6.700 eran dólares, los cuales pagó en el Puente La Noria (Lomas de Zamora) en horas de la tarde de ese sábado de agosto de 2015. “Cuando tiré el paquete a la basura como me habían dicho, vino un nene, lo abrazó (al paquete) y se fue corriendo”, rememoró Juan Carlos Falcone.

También ante los integrantes del Jurado brindaron su testimonio la madre y la pareja del joven secuestrado. Ambas, revivieron los momentos de zozobra y desesperación que vivieron desde que el padre de Matías Falcone recibió el llamado pidiendo un rescate hasta que el joven fue liberado.

Otro de los testigos fue Maximiliano Falcone, hermano de la víctima, quien manifestó ante los vecinos que conforman el Jurado que los secuestradores lo llamaban desde el teléfono de Matías Falcone a su número diciéndole: “Aflojalo a tu viejo porque si no pone la plata, a tu hermano no lo ves más”.

Maximiliano Falcone tenía presente cómo había visto a su hermano cuando lo liberaron: “Estaba todo ensangrentado, tenía la cabeza golpeada, la nariz rota, la cara hinchada, le faltaba un diente…” les contó a los jurados.

 

EXPULSADO DE LA SALA DE AUDIENCIAS

No obstante, el testimonio que provocó que el juez del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) Nº3, Alejandro Portunato, tomara una medida extrema y le exigiera a Ramiro Bustamante que abandonara la sala de audiencias, fue la declaración de la víctima. Mientras Matías Falcone iba contando cómo había sido su secuestro, el ex líder de la barra de Quilmes, comenzó a levantar la voz y desoír las recomendaciones de su abogado defensor Pablo Bonanata. Primero intentó interrumpir el testimonio a lo que el juez lanzó una advertencia y optó porque Falcone se ubicara más próximo a los jurados y a mayor distancia que él. De todos modos, Falcone seguía escuchando a Bustamante por lo que se dirigió directamente al juez Portunato: “… y sigue hablando… me vas a ver … tengo que seguir padeciendo lo que ya viví hace 4 años. …Genera pánico”. De inmediato el magistrado recibió el reclamo y ordenó que Bustamante abandonara la sala de audiencias.

 

EL BARRA ENCARGADO DEL BOLICHE

Según Falcone, en su bar-boliche de Vicente López y Entre Ríos (Quilmes Oeste), él tenía como encargado a Gabriel “Tati” Luque, ex barra del Q.A.C., con quien supuestamente Bustamante mantenía una disputa por el control “de la Tribuna”, por lo que le exigía que lo echara. “Creo que tenían problemas de cancha, que se querían quedar con la tribuna…”, esbozó Falcone como para explicar el por qué del requerimiento de Bustamante para que echara a Luque, aunque mencionó además que el acusado de su secuestro había tenido un par de peleas en su boliche por lo que su encargado no quería que ingresara. Aparentemente éste habría sido el motivo por el que Falcone iba a encontrarse con Bustamante esa madrugada en que fue secuestrado.

La víctima sostuvo que él se negó a despedir a Luque por lo que el ex líder de la barra ‘Indios Kilmes’ le dijo que “iba a pagar las consecuencias”. En su exposición Falcone mencionó a tres personas que lo mantenían secuestrado, a quienes no pudo reconocer y que, según él, respondían a órdenes del acusado por su secuestro.  

 

BUSTAMANTE PRENDIó EL VENTILADOR

Si bien ayer también en el Juicio por Jurados brindó su testimonio Carla Sosa, pareja del imputado por el secuestro extorsivo, la declaración del mismísimo Ramiro Bustamante fue la que prendió el ventilador hablando de la mafia del fútbol y la política.

Durante su alocución, lanzó una catarata de cuestiones y de nombres entre los que resaltaron el de la ex presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner; el del ex Ministro Aníbal Fernández; el del juez federal de Quilmes, Luis Antonio Armella. Asimismo mencionó a José Luis Meiszner (ex presidente del Q.A.C. y ex secretario de la Conmebol), a su hijo Andrés Meiszner (ex titular del Registro Nacional de Armas RENAR y ex presidente del Club Quilmes); a Martín Lanatta (que protagonizó la fuga del penal de Genera Alvear y que fue condenado por el triple crimen de General Rodríguez); a Marcelo Mallo (ex jefe de Hinchadas Unidas Argentinas y vinculado históricamente a la barra del Q.A.C.); y a Osvaldo “Dedo” Becerra (otro histórico líder de la barrabrava de Quilmes).

 

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios