femicida

El Tribunal Oral N°4 de Quilmes resolvió por unanimidad absolver al hombre que estuvo tres años preso acusado de haber prendido fuego a su mujer en Berazategui y que en las últimas semanas fue juzgado por el hecho. Los jueces ordenaron su inmediata libertad y dispusieron que se investigue a una de las testigos por falso testimonio en perjuicio del imputado.

Osvaldo Villasboas (de 55 años) fue juzgado por la muerte de María Luján Rojas (de 45 años), ocurrida en agosto de 2015, quien agonizó durante cinco días a raíz de las graves quemaduras que presentaba el 38% de su cuerpo (cara, cuello, torso, tórax y ambas manos) y un serio compromiso en las vías respiratorias. La mujer fue encontrada envuelta en llamas en la vereda y a los gritos en la puerta de una casa ubicada en la calle 155 entre 8 y 9 de Berazategui, donde trabajaba tres veces por semana cuidando a una anciana.  En ese lugar, la Policía encontró a su concubino Villasboas, quien aseguró que fue a buscarla y la encontró prendida fuego. Villasboas, siempre negó las acusaciones y dijo que se trató de un suicidio.

Ayer, durante la lectura de los fundamentos del fallo del Tribunal Oral en lo Criminal N°4, se indicó que “de las pruebas, surge que fue un suicido”.

Los jueces Mario Daniel Caputo, Andrea Vanina Calaza y Alberto Elio Ojeda, entendieron que durante el debate, en el que declararon 27 testigos, se presentó la problemática de la duda. Señalaron que “han quedado incertidumbres de la investigación penal preparatoria” y dejaron en claro que se evidenció un marcado esfuerzo por crear un perfil violento del acusado.

En la voz de la secretaria del Tribunal, Alejandra Swida, se destacó que “no se ha logrado demostrar la participación del imputado”; al tiempo que se indicó que “se trata de falta de pruebas para condenar. No se puede condenar sin pruebas”.

Además, se reveló que “el único ADN hallado en la botella (de alcohol) era el de (la víctima) Rojas”.

“Veredicto absolutorio para Villasboas por no haberse acreditado materialidad ilícita” fue la resolución unánime de los jueces Caputo, Calaza y Ojeda, que también dispusieron que se extraigan fotocopias para investigar a la testigo Liliana Vargas por el delito de “falso testimonio” en perjuicio del imputado.

Villasboas que llegó a juicio acusado de “homicidio agravado por el vínculo” que tiene como pena máxima prisión perpetua, al escuchar el veredicto absolutorio se abrazó a la defensora oficial María Mercedes Bussola y rompió en llanto.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios