inyeccion

El trabajo llevado a cabo por el Municipio de Berazategui, a través de la Secretaría de Salud Pública e Higiene, permitió que por segundo año consecutivo el índice de mortalidad infantil sea el más bajo en la historia de la Ciudad: 8.9.

Con las políticas públicas aplicadas a lo largo de los últimos años, “se logró estar cada vez más cerca de la mamá y del bebé, para garantizarles el acceso a la salud y que así haya menos fallecimientos por causas evitables, lo que se traduce en una baja de la tasa de mortalidad infantil”, informaron desde el área.

A partir del Sistema Municipal de Vigilancia y Control de la Morbimortalidad Materna e Infantil, se realiza un seguimiento de los períodos neonatales y posneonatales, y del parto. También se analizan los aspectos económicos, sociales y culturales, ya que son cuestiones que deben tenerse en cuenta para trabajar en la contención familiar.

Otra de las implementaciones fue la Atención Ambulatoria Integral de los Niños de Riesgo, que implica la visita de un médico generalista a todos los bebés del distrito que hayan estado internados en algún servicio de Neonatología (dentro de las primeras 24 o 48 horas después del alta).

Según un informe de UNICEF, en 2016 la tasa de mortalidad infantil a nivel nacional fue de 10.6, mientras que en Berazategui fue de 8.9. “Haber mantenido en 2016 las estadísticas que habíamos tenido el año anterior, para nosotros es todo un logro”, concluyeron.

Medida ejemplar

En el 2000, el Concejo Deliberante de Berazategui sancionó la Ordenanza 3244/2000, que permitió que el Municipio comprometiera todos los esfuerzos de su sistema de salud para reducir la tasa de mortalidad infantil.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios