granate

Movimientos sociales y vecinos del Barrio Acuba de Lanús denunciaron que siete personas murieron y otra se encuentra internada en grave estado como consecuencia de distintos incendios provocados por el uso de velas debido a la falta de suministro.

Ante esta situación, los habitantes del precario barrio en el que viven 600 familias advirtieron que los incendios allí son "frecuentes" y responsabilizaron a la empresa Edesur y al municipio de Lanús por la "desidia" que se vive en la zona.

La última víctima por los sucesivos incendios en Acuba fue Alexis Paredes, un joven de 17 años que falleció ayer en el Instituto Argentino de Riñón y Transplante, y que se suma a otro adolescente de 14 años, su tío de 41 y cuatro niñas menores de 7 años quienes también murieron por incendios en ese asentamiento.

El dirigente del Movimiento de Trabajadores Excluido (MTE) Juan Grabois cuestionó, que el municipio que encabeza Néstor Grindetti y Edesur "se tiran la pelota entre ellos" pero "ninguno da respuestas a los vecinos", que "no tienen ni luz ni agua", por lo que "tampoco pueden apagar los incendios entre ellos".

Desde Edesur explicaron a esta agencia que "la responsabilidad de las conexiones en los barrios de emergencia son siempre de los gobiernos locales" y resaltaron que la empresa está haciendo "un montón de trabajos de reparación y mejora" en esta zona, pero "no" puede "hacerse cargo de lo que sucede con las conexiones clandestinas".

El ministro de Desarrollo Social del Municipio, Emilio Bursese, con quien esta agencia intentó comunicarse, explicó en diálogo con otros medios que "el principal" responsable por lo que pasa en Acuba es Edesur y aseguró que Lanús es "uno de los pocos municipios" que interpuso un amparo colectivo contra la empresa. Grabois reconoció que la empresa de suministro eléctrico es responsable de dar servicio hasta la entrada de este barrio, mientras que el gobierno local es el que se debe encargar del cableado interno, por lo que concluyó que "las responsabilidades son compartidas".

Los vecinos explicaron que antes de las muertes de las cuatro nenas, que se produjeron el 10 de junio tras incendiarse la casilla en la que vivían en la localidad de Villa Diamante, hubo "por lo menos 6 incendios" que "pudieron ser sofocados antes de convertirse en una nueva tragedia".

Una de las denuncias penales realizadas por el MTE el 15 de junio, y que fue ampliada el miércoles pasado, en la que apuntan a la Municipalidad y a las empresas Edesur y AySA "por la grave omisión" de sus funciones frente a estos incendios.

Ante estas siete muertes y el grave estado en el que se encuentra Brandon Paredes, de 12 años, vecinos y militantes se movilizaron ayer a la sede local de Edesur, que está ubicada en la avenida Hipólito Yrigoyen, a pocos metros de la Municipalidad, para exigir que el barrio vuelva a contar con el suministro de luz y de agua potable.

Grabois contó que luego de esta protesta, desde el municipio se comprometieron a recibirlos este mediodía y a colocar un generador eléctrico en el barrio, lo que hasta esta mañana no se había concretado, por lo que el dirigente advirtió que si no tienen una "solución urgente" van a realizar "ocupaciones pacíficas" de las sedes de Edesur y de la Municipalidad".

El dirigente, quien también conforma la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), cuestionó el "terrible cinismo de Grindetti" que ante la muerte de estas personas "puso en Facebook que está indignado por el accionar de Edesur", pero "en ningún momento hace referencia a las víctimas, sino que habla de las personas que tienen que tirar la comida por la falta de luz".

Grabois alertó que si no se busca una "solución urgente" es "inevitable que estos incendios vuelvan a suceder" y enfatizó que las muertes de las siete personas "no son una tragedia son un crimen de Estado".

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios