acto

En un acto claramente dominado por sectores del kirchnerismo quilmeño, se celebró la transformación del ex Pozo de Quilmes, en un Sitio de Memoria.

Las instalaciones de la ex Brigada de Investigaciones de la Policía Bonaerense, que funcionó en Allison Bell y Garibaldi, fue desafectada, parcialmente, por ahora, para la creación de un centro de Memoria.

Según se informó, la Policía entregó los sectores de la dependencia donde funcionaron los calabozos y algunas oficinas administrativas que dan a la calle Allison Bell. El resto del inmueble que da a la calle Garibaldi, sigue siendo utilizado por la Fuerza policial.

El acto sirvió para conmemorar y repudiar los 41 años del golpe de la última dictadura militar.

Si bien hubo una gran variedad de dirigentes políticos que participaron, se destacó la presencia del cura Luis Farinello; de la diputada provincial Evangelina Ramírez; la legisladora nacional Mayra Mendoza; y varios concejales y consejeros escolares del FpV-PJ local.

Hubo una mención especial para los sobrevivientes detenidos que fueron torturados en el Pozo de Quilmes, para familiares de desaparecidos, y para dirigentes de las organizaciones de Derechos Humanos.

Fue el pastor evangelista Arturo Blatezky, el que habló en nombre de la Comisión Directiva que estará a cargo de la administración del Sitio de Memoria. Blatezky celebró el acto, se quejó por el año y medio de ataques que dicen estar viviendo las organizaciones de Derechos Humanos, vaticinó que “finalmente van a tener que liberar a Milagro Salas, porque no crean que nos van a vencer con globitos amarillos”, lo que generó el estallido del público presente en “Macri, basura, vos sos la dictadura”. Luego de eso, Blatezky pidió terminar con los pases de facturas entre los distintos sectores, para unirse de corazón más allá de las ideologías para seguir con la lucha.

Posteriormente, fue el subsecretario de Derechos Humanos de la Municipalidad de Quilmes, e integrante de la Comisión que administrará el Sitio de Memoria, José Estevao, quien intentó hacer uso de la palabra. Fue recibido con silbidos y varias veces interrumpido con los cánticos contra el presidente de la Nación Mauricio Macri; con gritos reclamando que liberen a la dirigente Tupac Amaru, Milagro Salas; y al grito de el “Pozo no es un bache…”. Cabe mencionar que los cánticos partían de las barras kirchneristas que coparon mayoritariamente el acto con una fuerte presencia de La Cámpora, el Movimiento Evita, La Kolina y militantes del FpV-PJ gutierristas. Igualmente, Estevao terminó su alocución con un discurso formal y se despidió en medio del griterío.

Además de estos oradores, el acto contó con la participación en el escenario de los sobrevivientes del CCD Emilce Moler, Walter Docters, Atilio Servin y Rubén Schell.

Seguidamente, el acto continuó con las palabras de otros representantes de organizaciones de Derechos Humanos y ex detenidos que pasaron por el centro clandestino de detención conocido como el Pozo de Quilmes.

El cierre del acto estuvo a cargo del sobreviviente Rubén Schell que, mientras se reproducían los nombres de las víctimas del terrorismo de Estado que pasaron por el Pozo de Quilmes, recordó su paso por el ex CCD y a los 30.000 desaparecidos. Luego de la intervención artística, Schell volvió a tomar la palabra y prendió la primera vela que dio inicio a la vigilia, frente al Pozo de Quilmes.

 

POZO DE QUILMES:

La actual sede de la DDI de Quilmes, ubicado en la calle Garibaldi y Allison Bell, será desafectado del edificio debido a la promulgación de la Ley 14.895 aprobada en diciembre del año pasado. El ex Centro Clandestino de Detención, conocido como “Pozo de Quilmes” funcionó en dichas instalaciones entre los años 1975 y 1979. Según testimonios e investigaciones, se cree que más de 250 víctimas pasaron por dicho lugar, entre ellos niños, mujeres embarazadas y ciudadanos extranjeros.

 En la causa que busca impartir justicia, y que fue elevada en el 2015, están imputados 17 represores entre los que se encuentran Jaime Smart (ex ministro de Gobierno de la provincia de Buenos Aires), Miguel Etchecolatz (jefe de la Brigada provincial) y el médico Jorge Bergés, entre otros.

 

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios