muerte

Un efectivo de la Policía Local de Quilmes fue asesinado de tres balazos cuando corría para evitar que tres delincuentes le robaran el arma, y por el crimen fue detenido un sospechoso mientras los investigadores buscaban a otros dos ya identificados.

 La víctima fue identificada por la Policía como el oficial José Zurita (27), quien fue asesinado el domingo por la noche, pasadas las 20, en momentos en que esperaba el colectivo en una parada ubicada en avenida San Martín entre Chile y Nicolás Videla Zolezi, frente a la estación de trenes de Ezpeleta.

 Zurita se encontraba uniformado en la parada donde esperaba el colectivo para ir a tomar servicio a su trabajo en la Policía Local de Quilmes, cuando dos delincuentes armados se acercaron a pie con aparentes intenciones de robarle.

 Al advertir que lo asaltaban, el oficial comenzó a correr y cruzó la avenida con la intención de buscar refugio, pero los ladrones le dispararon por la espalda, dijeron los informantes.

 Las fuentes judiciales precisaron que Zurita recibió tres impactos de bala, uno en un glúteo, otro en un codo y el tercero en la espalda, con orificio de entrada en un pulmón y de salida en el tórax, a la altura del cuello.

 A pesar de resultar baleado, la víctima alcanzó a entrar a un supermercado de la cadena "Día%" ubicado frente a la parada de colectivos donde se inició todo y cayó malherido en el piso.

 Luego del hecho, por redes sociales se difundió un video grabado por uno de los clientes del supermercado en el que quedó registrada la agonía del policía y el llamado de pedido de auxilio que el encargado del local hizo a la línea de emergencias policiales 911.

 "Hola, estoy en el 'Día' de Ezpeleta, tengo a un policía de la Local que está herido de bala. Escuchamos tiros", dijo el comerciante en ese video donde se vio a Zurita uniformado tirado boca abajo y agonizando.

 Durante la grabación, una mujer preguntó si le habían robado el arma reglamentaria, pero el oficial logró entrar al supermercado antes de que se la sacaran y la pistola 9 milímetros quedó guardada en su cartuchera.

 "Tranquilo macho, no te muevas. Aguantá flaco", le dijo el comerciante en otro tramo de la filmación, aunque el policía falleció tirado entre las góndolas antes de que pudiera recibir asistencia médica.

 Los voceros judiciales detallaron que de acuerdo con los primeros peritajes, los tres balazos que sufrió Zurita fueron efectuados con un arma calibre 9 milímetros y que el que le causó la muerte le atravesó la espalda.

 En la escena del crimen, los peritos de la Policía Científica secuestraron cinco vainas servidas del mencionado calibre. Ayer se pudieron observar al menos dos impactos de bala el frente de sendos comercios linderos al supermercado.

 En tanto, los asesinos escaparon luego de balear a Zurita y un testigo le contó a los pesquisas policiales que vio cómo, a cien metros del lugar de los disparos, se subieron a un auto.

 Con la descripción de este testigo, los efectivos de la Jefatura Departamental de Quilmes revisaron los videos de las cámaras de seguridad del municipio e identificaron el auto como un Renault 9 color gris, agregaron los voceros.

 Con la patente del vehículo y los datos del titular, el fiscal a cargo de la investigación, Leonardo Sarra, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de Quilmes, ordenó un allanamiento de urgencia en la casa del dueño del auto, ubicada en el vecino partido de Berazategui,

 En esa vivienda quedó aprehendido el propietario del Renault 9, un hombre de 53 años, con antecedentes penales y que en las próximas horas será indagado por el fiscal Sarra, aunque no se halló el vehículo.

 Por su parte, los investigadores policiales ya identificaron a otros dos sospechosos que presuntamente abordaron el Renault 9 del ahora apresado y quienes esta tarde eran intensamente buscados.

 Los investigadores están convencidos de que el objetivo de los delincuentes era robarle el arma reglamentaria al policía, algo que viene sucediendo con otros policías locales.

 "Tenemos varios casos como éste, donde los asaltan para obtener las armas. Los delincuentes se les animan a los policías locales porque los ven jóvenes y con escasa experiencia. Les sacan las pistolas y son armas que van a parar a manos de la delincuencia", dijo a Télam un jefe policial.

 En ese sentido, un pesquisa judicial recordó el hecho ocurrido el lunes en la ribera quilmeña donde un asaltante murió y otro quedó detenido tras un raid en el que le robaron las pistolas a dos policías locales que patrullaban la zona.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios