perros

Esta mañana se inauguró en Quilmes la Escuela de Perros Guía Argentinos (EPGA), un centro que permitirá el adiestramiento de entre 5 y 10 perros guía por año para personas ciegas de Argentina y de toda la región.

Gracias al desempeño y calidad mantenida hasta el momento, la Escuela accedió a una completa donación para su construcción por parte de la Lions Club International Fundation de Estados Unidos en un predio cedido por el municipio de Quilmes en 2018.

En los últimos 10 meses se han realizado las obras que los habilitará a aumentar la cantidad de perros guía entregados por año. Hasta el momento, la Escuela ha entregado 12 perros lazarillos desde su fundación en 2010, respondiendo a una alta demanda local y de la región para este tipo de perros que logran cambiar la vida de las personas no videntes, asegurándoles una mayor independencia.

En el acto de inauguración estuvo presente el intendente de Quilmes, Martiniano Molina y el director de la Escuela de Perros Guía Argentinos, Carlos Botindari, además de autoridades del Lions Club, Royal Canin y fuerzas de seguridad del municipio. Durante el recorrido los asistentes pudieron conocer a varias personas ciegas que ya cuentan con un perro guía para su día a día, algunos de los perros lazarillo que se van a adiestrar en los próximos meses y las instalaciones donde se llevarán a cabo los cuidados y adiestramientos de estos.

Durante el acto, el intendente Molina destacó “el orgullo que supone para Quilmes, Ezpeleta y todos los bonaerenses el contar con esta Escuela en el municipio”. “Desde el municipio de Quilmes y el Estado estamos todos para acompañar, para sumar y articular fuerzas en todo lo que tenga que ver con la solidaridad en nuestra sociedad para que todos tengan la oportunidad de vivir mejor”, aseguró Molina.

Por su parte, el director de la Escuela, Carlos Botindari, agradeció a la municipalidad de Quilmes, a Lions Club Fundation, a Royal Canin Argentina y a todos los colaboradores y vecinos su apoyo para poder contar con esta nueva Escuela de adiestramiento: “Han sido muchos años de duro trabajo pero ver esta Escuela que hemos levantado ladrillo a ladrillo es un motivo de orgullo y de compromiso para seguir ayudando a las personas que lo necesitan para mejorar su calidad de vida”.

La obra finalizada cuenta con 222 metros cuadrados distribuidos en área administrativa, auditorio para entrenamiento, laboratorio, quirófano, maternidad, sala de rayos X, caniles y áreas de adiestramiento. El equipo permanente es de 11 personas, además de personal administrativo y veterinarios para implementar protocolos de crianza y entrenamiento internacionales.

El proceso de adiestramiento

El entrenamiento de un perro lazarillo conlleva 2 años desde su nacimiento para después acompañar al ciego durante 8 años como fiel guía y compañero para luego transformarse en mascota a tiempo completo. Sin embargo, la responsabilidad de otorgar un perro guía a un ciego por parte de la Escuela no termina únicamente en el acto de entrega, sino que perdura a lo largo de toda su vida ya que, tras la “jubilación” del perro a los 10 años de edad, deberá ser reemplazado por otro ejemplar que asegure la continuidad de la independencia alcanzada por la persona invidente. Además, la EPGA asume la responsabilidad de asegurar el mantenimiento y contención del perro “jubilado” en caso de que no sea factible para el ciego realizarlo.

Frente a la fuerte demanda de nuevos ciegos interesados en vivir la experiencia de transformación de su independencia, así como la responsabilidad que debe asumir la Escuela en el mediano plazo cuando los perros ya entregados comiencen a jubilarse, surgió la necesidad de centralizar todas las actividades de la Escuela en una sede oficial que contribuirá a la eficiencia de su trabajo ante estas demandas.

Actualmente hay en Argentina 1,2 millones de personas ciegas de las cuales alrededor de 700.000 podrían acceder a un perro guía. Una persona ciega puede aspirar a contar con un perro lazarillo tras dominar el uso del bastón blanco con el objetivo de ganar mayor independencia y, una vez que cuente con un perro guía, ya no podrá volver a la etapa previa de bastón blanco, por esto la importancia de lograr una escuela más eficiente.

La Escuela de Perros Guía Argentinos cuenta desde 2013 con el reconocimiento internacional de la International Guide Dog Federation (IGDF), organización que agrupa a las principales escuelas de adiestramiento de perros lazarillo de todo el mundo que cumplen con un estándar de alta calidad en su desempeño. Desde 2010 ha adiestrado a 12 perros lazarillo en Argentina y Chile y gracias al entrenamiento en la Guiding Eyes de Nueva York, sus adiestradores cuentan con las certificaciones correspondientes que convierten a Argentina en base de entrenamiento para el resto del mundo.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios