cajeros

Pasados ya varios años de la instalación de cajeros automáticos, podemos observar hoy que los objetivos de los mismos respecto del beneficio a los usuarios no se ha cumplido satisfactoriamente.

No así en el caso de las entidades bancarias y las compañías de seguros que han hecho un buen negocio con  el cobro de las extracciones,  la reducción de cajeros humanos y  los seguros de robo.

El objetivo del cajero fue agilizar el cobro de haberes y otro tipo de operaciones con la seductora consigna del funcionamiento durante las 24 horas y la reposición permanente de efectivo, pero esto no se cumple objetivamente. No siempre funcionan las veinticuatro horas y no siempre tienen dinero lo cual trae numerosos trastornos a los usuarios. Hay que aclarar que los usuarios no son una abstracción sino personas concretas, como el gerente del banco, el tesorero, el policía y, el que vende garrapiñada en la esquina y, no pocas veces se ven sometidos a diversos padecimientos.

Veamos: Cuando hay fines de semanas  “largos” porque coinciden con feriados,  el dinero se termina y no hay reposición, hay que esperar al lunes a media mañana que venga el camión de caudales, las extracciones son limitadas, las colas que se producen son largas y las demoras importantes, todo esto a pleno sol o bajo la lluvia o con frio intenso porque en la mayoría de los lugares lo que se busca resguardar es al cajero y no a las personas. A veces ocurre lo mismo los fines de semana ordinarios o cualquier otro día. Pensemos que en muchas ocasiones surgen imprevistos  importante como por ejemplo problemas de salud,  viajes que no estaban programados, roturas de artefactos y otro tipo de cuestiones y, no podemos obtener el dinero porque el cajero está vacío. Esto es algo serio. Otro problema es la falta de  más cajeros en otros lugares de la ciudad más apartados y en los propios centros urbanos. También el tema de la seguridad es otro aspecto que afecta a los usuarios que, no pocas veces han sido víctimas de robos y asesinatos. ( fíjense que escribo la palabra: “asesinatos” con horrible naturalidad ).

Lamentablemente este recurrente padecimiento doméstico que es simplemente hacer una operación de extracción del dinero propio, en frecuentes ocasiones se ha transformado en un nuevo problema cultural lo cual nos indica que entra en la categoría de las cosas de compleja solución.  Ahora bien, si no podemos resolver este problema que es simplemente de logística y buena voluntad cómo vamos a hacer frente a dificultades de gestión muchísimo más difíciles. O preguntarnos con absoluta sinceridad qué es lo que nos está pasando?

COMENTARIOS

Luis escribió
Paguen con la tarjeta de débito y evítense las colas. O es porque lo hacen en negro?
27/02/2017 12:25

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios