cta

Tras una nueva marcha de organizaciones sociales, gremiales, y políticas enroladas en un sector de la CTA, se decidió ayer levantar el acampe que se realizaba desde fines de diciembre en la puerta de la municipalidad de Quilmes en reclamo por la reincorporación de una treintena de trabajadores. La Comuna se comprometió a revisar una veintena de bajas.

La marcha se había iniciado en la estación de Quilmes con mucho ruido, banderas y color. Los manifestantes llegaron frente al Palacio municipal al acampe y cortaron el tránsito en la calle Alberdi con quema de cubiertas e intentaron bloquear las entradas al Municipio. La reacción no se hizo esperar, personal de seguridad de la Comuna demoró a dos de los manifestantes.

Finalmente, luego de varias idas y vueltas, el flamante sub-secretario de gobierno, Pablo Gómez, recibió a una delegación de los manifestantes. En la reunión, las autoridades locales se comprometieron a revisar la baja de una veintena de trabajadores que habían dejado de cumplir tareas en el municipio. Además, acordaron que el miércoles próximo habrá un nuevo encuentro para revisar cada caso en particular.

La respuesta oficial contó con el aval directo del propio intendente Molina que siguió los acontecimientos desde la Casa de la Cultura de la ciudad.

 

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios