ambulancias

A primera hora de la tarde del martes, el volante cervecero recibió el alta y se retiró a su domicilio donde permanecerá con el collar cervical.

El futbolista de Quilmes Matías Orihuela pasó bien la noche internado tras sufrir conmoción cerebral con pérdida de conocimiento y convulsiones durante el partido ante Patronato y fue el propio jugador quien llevó tranquilidad con un mensaje por red social . A primera hora de la tarde recibió el alta y se retiro a su domicilio donde permanecerá con el collar cervical.

"Estoy bien, gracias, un poco dolorido" señala el mensaje por Instagram que acompaña a una foto del jugador en la cama del sanatorio de la Trinidad con el pulgar en alto.

El futbolista agradeció a dirigentes y compañeros y personal de la clínica, y también a Iván Furios, el futbolista que lo golpeó en el juego que derivó en un gran susto en el estadio Centenario.

"Gracias a Iván Furios que se preocupó y estuvimos hablando anoche", contó Orihuela, quien también agradeció la presencia de la terna arbitral que encabezó Patricio Loustau.ð Transcurría el primer tercio del segundo tiempo cuando se produjo el golpe y Orihuela tuvo convulsiones. Una ambulancia ingresó al campo y fue trasladado.

La tranquilidad llegó cuando desde el Twitter oficial de Quilmes se informó que el futbolista se encontraba "lúcido".

El jugador también sufrió en el golpe "roturas de piezas dentales".

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios