medio

El personal de más de 52 líneas de colectivos porteñas y bonaerenses no prestó ayer servicios durante 24 horas por reclamos salariales y laborales, en el contexto de una dura interna en la Unión Tranviarios Automotor (UTA).

En Quilmes la protesta afectó a los usuarios de las líneas 263 de la Empresa San Vicente que une Burzaco (Almirante Brown) con Don Bosco pasando por las localidades de Solano, Quilmes Oeste, Quilmes centro, y Bernal. A los pasajeros de los colectivos de la línea 271 y 384 de la empresa “Tomás Guido” que une Burzaco, Claypole, Adrogue, Lomas de Zamora y San Francisco Solano.

Las 10 líneas principales afectadas por la huelga movilizan a unas 15 millones de personas al mes, en tanto más del 5 por ciento de la población de Buenos Aires está afectada por la protesta gremial, es decir, más de 698 mil usuarios de esos servicios.

La líneas del área metropolitana paralizadas por los trabajadores que responden a la oposición que lidera Miguel Bustinduy son la 5, 6, 7, 8, 9, 10, 20, 21, 23, 24, 25, 28, 31, 44, 50, 51, 56, 57, 74, 76, 79, 84, 91, 99, 101, 106, 107, 108, 117, 130, 135, 146, 150, 161, 164, 168, 177 y 188 y, en el ámbito provincial, la 256, 263, 271, 299, 370, 373, 384, 385, 388, 403, 405, 421, 429, 435, 540 y 543, confirmaron las fuentes gremiales.

El ministro de Transporte, Mario Meoni, calificó ayer a la medida de fuerza que protagonizan los choferes de las líneas de la empresa DOTA como "ilegítima en términos legales" y explicó que "la UTA y el conflicto no se relaciona con las cuestiones salariales sino con temas internos, sobre los que trabaja la cartera laboral".

La Comisión Nacional de Regulación de Transporte (CNRT) aseguró que "se adoptarán medidas sancionatorias" sobre las firmas que no ofrecieron hoy servicio de pasajeros -aunque no explicó de qué tipo- y afirmó en un comunicado que la convocatoria a una protesta por parte de "un grupo de trabajadores fue arbitraria e injustificada".

Fernández, jefe del gremio, rechazó el paro convocado por la agrupación "Juan Manuel Palacios" y aseguró que "gerentes de la firma monopólica DOTA quieren conducir a la organización gremial a través de pseudodirigentes", en referencia a Bustinduy.

Asimismo, señaló que la protesta "es ilegal porque la UTA no dispuso ningún paro".

El sindicalista reseñó que "ese grupo fue el que tomó la sede central del gremio el 16 de diciembre último de forma violenta y arriesgó la vida de los empleados" y negó que la oposición haya paralizado hoy más de 52 líneas al puntualizar que "dieciséis funcionan normalmente porque no se sumaron y, otras 25, no permiten salir a las unidades".

"DOTA es responsable y algunos de sus gerentes cómplices. Esa empresa tiene varias líneas, es dueña de la fábrica de chasis Agrale, tiene mutual y compañía de seguros, pero le hace falta la UTA para culminar con el combo", denunció el dirigente.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios