acusados

El fiscal de Juicio reclamó 50 años de cárcel para uno de los imputados por el crimen del abogado del Colegio Sagrado Corazón de Jesús de Quilmes y el secuestro de su esposa, ocurrido hace 3 años.

Para el otro acusado no solicitó pena por este hecho, aunque reclamó 22 años de cárcel por otro homicidio que llegó a debate junto al del crimen de Carlos Marcelo Fernández Durañona. Hoy, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) Nº3 dará a conocer un adelanto del veredicto.

Aunque ayer fue feriado nacional, se escucharon en los Tribunales penales quilmeños los alegatos de las partes en el juicio que se sigue a Gabriel Alejandro Casco y Angel Roberto Márquez Da Silva, por el asesinato de Carlos Marcelo Fernández Durañona (de 43 años), en una entradera en su casa de Quilmes Oeste en febrero de 2014 y por el secuestro de su esposa Verónica Wolgeschaffen.

El fiscal de Juicio, Sebastián Videla durante su alegato destacó el testimonio de la esposa de Fernández Durañona como “triste y desgarrador pero sólido, consistente, claro y preciso” que fue fundamental para acreditar los delitos que se le imputan a  Márquez Da Silva, para quien solicitó 50 años de prisión y remarcó que es “reincidente”. Como ya indicáramos desde estas páginas Márquez Da Silva se encontraba en libertad condicional.

El abogado Ignacio Chiodo, que representa a la familia Fernández Durañona, compartió el pedido del fiscal y se dirigió en varias oportunidades al Tribunal para que a la hora de dictar su veredicto tenga presente “el enorme daño causado y el daño que este hecho sigue causando en el tiempo…”.

Ni el representante del Ministerio Público Fiscal ni Chiodo, solicitaron pena para Casco, dado que su acusación se fundamentaba en una testigo de identidad reservada que no pudo ser ubicada para que brindara su testimonio en el juicio.

No obstante, el fiscal Videla sí reclamó 22 años de cárcel para Casco por el otro delito que se le imputaba de hace 4 años: Su participación en el asesinato del vecino Nicolás Peña Guzmán.

La defensora oficial Mónica Trapé que representaba a Casco por la acusación en el caso Fernández Durañona, no tuvo necesidad de alegar. Sí lo hizo la defensora oficial Gilda Maltas que pidió veredicto absolutorio para Casco por entender que no existen pruebas suficientes para condenarlo.

En tanto, la defensora oficial María Soledad López expresó que si entendiéndose que a Márquez Da Silva corresponde atribuirle el homicidio de Fernández Durañona “él decide retirarse (antes del disparo), dando por terminada su participación en el hecho”. Según consideró, “por este hecho debe reprochársele el delito de robo con abuso de arma”; al tiempo que solicitó “la libre absolución subsidiariamente que no se dé por acreditado el abuso”.

Los jueces Alicia Anache, Alejandro Portunato y Edgardo Salatino, darán a conocer hoy un adelanto del veredicto.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios